Transformar la comunicación

Por: Alberto Aranguibel B.

Clausura hoy en Caracas el que quizás sea el evento más significativo de todos cuantos se hayan realizado en el mundo en relación con la comunicación social y los retos que la misma tiene en virtud del papel que desempeña hoy la comunicación en la definición del rumbo y de la vida misma para la sociedad contemporánea.

Para nadie es mentira el peso que tiene la comunicación ya no solo en el debate y la difusión del conocimiento y de las ideas de la más variada índole, sino en el devenir mismo de la democracia, amenazada como está por las fórmulas alternativas de control del Estado que surgen desde los sectores procapitalistas que promueven la reedición de las vetustas tesis del libre mercado y la reducción o extinción del Estado Nación como entidad y centro de desenvolvimiento de la sociedad.

Las formas de democracia totalitaria que propone principalmente los Estados Unidos, y que copian al calco los países que hoy se rinden sumisos a los designios imperiales, con las obvias limitaciones (económicas, industriales, tecnológicas, etc.) de la mayoría de ellos en términos de competitividad frente al gigante del norte, hablan por sí mismas de la seria amenaza que se cierne sobre la humanidad a medida que la ilusoria narrativa del imaginario confort que supuestamente ofrece el capitalismo logra seducir a sectores de la sociedad que en la exposición al perverso discurso mediático terminan sometidos y desmovilizados en sus luchas por la justicia y la igualdad.

El viejo relato de la izquierda sobre la necesaria democratización de los medios, referido exclusivamente a la lucha por la conquista del control de los medios de comunicación por parte del poder popular, se abre hoy a nuevos niveles y escenarios, en los cuales el lenguaje mismo, los códigos semánticos, la estructura del discurso simbólico, deben ser considerados como sujetos susceptibles de transformación, si efectivamente lo que se pone en juego son procesos revolucionarios auténticos y profundos, en términos ya no solo económicos o materiales, sino culturales, políticos y sociales, como los que anuncia la explosión popular que se pone de manifiesto hoy en Latinoamérica.

Por primera vez en la historia se reúnen voceros de la comunicación de tantos países para reflexionar y proponer soluciones viables al respecto, tal como sucede hoy en Caracas.

Ahora hablan los pueblos.

 

@SoyAranguibel