Ayer fui a la Iglesia

Por: Alberto Aranguibel B.

(26 de diciembre de 2017)

Estaba abarrotada de fieles que apretujaban entre sus manos las cuentas de sus rosarios como tratando de extraerles aunque fuera un pedacito de la gloria que el Cristo redentor promete.

A escasos metros, frente a la imagen del Sagrado Corazón, estaba el miserable que apenas ayer pretendió que le pagara medio kilo de queso al triple del precio en que me lo había vendido dos días antes.

Cerca de él, como si no se conocieran, el dueño del supermercado que vive remarcando precios a toda hora sin justificación alguna, suplicándole también al Altísimo, hincado de rodillas.

A un lado, medio oculto por los pendones de la natividad, el sinvergüenza que bachaquea a domicilio los productos de Mercal, que logra obtener con el Carnet de la Patria y que luego revende a diez veces su precio.

Casi frente al altar, como a punto de estallar en llanto por la emoción de ver tan de cerca la Virgen de la Coromoto, la cretina que estafa a la gente vendiendo los puestos en las colas, so pena de meterle cuatro puñaladas a quien no le pague.

Minutos antes de iniciada la misa chateaban por el celular maldiciendo a Maduro y pidiendo la muerte para los chavistas mediante el más cruel método posible.

Pero al empezar a hablar el cura, se concentraron junto a sus familiares en el piadoso ritual que conmemora el nacimiento del Niño Dios.

Solo con verlos se percibía cómo se remontaban a lo que debió haber sido el suplicio de José y María recorriendo los desiertos en búsqueda de alojamiento para dar a luz, porque la respiración se les entrecortaba y los ojos se les aguaban.

Les conmovía hasta el dolor que Dios viniera al mundo sobre la paja de un granero inhóspito, rodeado de animales y embarrado en estiércol.

Gemían de dolor imaginando el sufrimiento de aquella pobre gente y se abrazaban con la mayor fuerza entre los suyos cuando el cura indicó que había que darse la Paz en señal de expiación definitiva de los pecados.

Al salir, secaron sus lágrimas, saludaron con humildad a la feligresía que caminaba junto a ellos, retomaron sus celulares y ordenaron a sus empleados, que habían dejado en el puesto de buhonero, en la panadería, en la cauchera, en la ferretería, en el abasto y en la quesera, mientras ellos acudían a escuchar la palabra salvadora de Cristo, que subieran los precios de todo.

Me importa un coño quien haya nacido”, les decían a sus “empleados” a gritos.

@SoyAranguibel

Así trabaja el capitalismo…

bruselas1– Sesión ordinaria del Parlamento Europeo –

El Parlamento Europeo, en Bruselas,  es el centro de las decisiones que tienen que ver con el destino de las naciones del viejo mundo y núcleo de las tensiones que día a día colocan al mundo al borde de la 3ra Guerra Mundial.

En su seno, diputados representantes de los países que lo integran debaten sobre los asuntos que pueden cambiar el curso de las economías más importantes del continente europeo y con ello la estabilidad económica de millones de personas cuyas vidas se ven permanentemente amenazadas por las restricciones que se acuerdan en ese importante organismo supranacional, para asegurar la sobrevivencia del modelo capitalista sin importar la surte de la gente a la cual dejan en la calle.

Cada uno de esos eurodiputados devenga un sueldo base de 12.000 euros mensuales (unos 16.000 dólares al mes), sin incluir transporte aéreo semanal en Primera Clase, así como viáticos y alojamiento en hoteles de lujo, además de las bonificaciones por vacaciones, navidad y protección social, para cumplir cabalmente con sus funciones parlamentarias.

Las siguientes fotografías muestran cómo se puede “parlamentar” con la más entera comodidad (y sin el más mínimo remordimiento de consciencia) cuando no se está trabajando para transformar en lo absoluto el injusto modelo económico que en ese viejo continente impera.

bruselas2 bruselas5bruselas7bruselas9 bruselas11 bruselas12 bruselas13 bruselas0bruselas14

Parlamento investigará contratación de empresa de Beatriz De Majo con instituciones del Estado

kapacita2

SIBCI / Martes 24 septiembre, 2013

El diputado carabobeño José Avila, de la bancada del PSUV en la Asamblea Nacional, se comunicó con el columnista Alberto Aranguibel para informarle que el parlamento abrirá una investigación sobre la denuncia formulada este lunes sobre las contrataciones que mantiene una empresa de informática de la internacionalista antichavista Beatriz De Majo con la Cancillería venezolana y otras instituciones del Estado.

Según explicó Aranguibel, en conversación telefónica, el parlamentario carabobeño lo llamó para pedir detalles sobre los señalamientos efectuados a través de la cuenta twitter @SoyAranguibel y para expresarle el compromiso de la AN de determinar como se efectuaron esas contrataciones.

Asimismo Aranguibel reveló que la firma de De Majo, Kapacita, no está inscrita en el registro nacional de contratistas tal como se puede comprobar al buscar el nombre en el portal web del Servicio Nacional de Contrataciones, http://www.snc.gob.ve.

A su juicio eso indica que las contrataciones se hicieron violando la ley de licitaciones, toda vez que el requisito de estar inscrito en el SNC es requerido para toda empresas que contrate con organismos del gobierno.

Aranguibel precisó que el aspecto más llamativo de la denuncia es el relacionado con la “inmoralidad” de los factores de oposición, pues mientras proclaman la ilegitimidad de las instituciones se “enchufan” en organizaciones públicas para disponer de recursos financieros.

Comentó que no le parece casual que entre los clientes de Kapacita estuvieran justamente el MRE, los bancos, cuerpos policiales y el proveedor de los sistemas de votación, Smartmatic. Y volvió a llamar la atención sobre la relación que mantiene el esposo de De Majo, Gustavo Roosen, con Thor Halvorssen, un venezolano agente de la CIA que participó en una campaña de atentados con explosivos en 1993.

El comunicador también indicó que no ha recibido presiones de parte del gobierno y tampoco el publico le ha cuestionado sus señalamientos. Por el contrario le ha expresado su confianza en la veracidad de la denuncia.

Tampoco en la emisora radial YVKE, perteneciente al sistema público de medios, donde conduce un programa matutino se le ha objetado su posición.

Fuente: http://www.sibci.gob.ve/2013/09/parlamento-investigara-contratacion-de-empresa-de-beatriz-de-majo-con-cancilleria-e-instituciones-del-estado/

 

Candidatura y sexo… la rabieta de Capriles.

capriles1

La teoría social coloca a la familia como base fundamental de la sociedad porque ella, en sí misma, resume el carácter nuclear de sus componentes; hombres, mujeres y niños, y consagra la naturaleza institucional del cuerpo social más que ninguna otra fórmula de asociación o nexo entre sus integrantes.

Por muy avanzada que sea la sociedad, la familia no será jamás susceptible de obsolesencia porque de ella surge la noción de la ética, la moral, las buenas costumbres y la cultura filial (amor, hermandad, solidaridad, comprensión, etc.) tan determinantes para el desarrollo armonioso de los pueblos. Y con eso, por supuesto, la reducción de los factores desencadenantes de la criminalidad que surge del odio, la falta de principios, orientación y valores, que además de las razones asociadas a la cultura de la riqueza fácil y del voraz consumismo que promueve el modelo capitalista, aparecen hoy como los detonantes principales de la inseguridad y la violencia. En el ámbito del capitalismo, es precisamente esto último lo que se refuerza a a través de casi todo el contenido mediático que Hollywood produce en la actualidad; series de televisión que exhaltan la homosexualidad, el lesbianismo y la desintegración familiar como valores admirables, cuyo propósito definitivo es la desmovilización social y la subsecuente inhibición del potencial revolucionario o transformador de la misma.

Por eso aparecer ante el país tratando de descalificar al candidato de la revolución a la Presidencia de la República con el chantaje de la homofobia, tal como lo hizo Capriles esta semana, por haber aquel presentado públicamente a su familia; a su esposa, hijos y nietos, durante la inscripción de su candidatura, además de absurdo es un verdadero atentado a la inteligencia del pueblo y a la moral que debe regir la conducta de las figuras públicas.

Acusar de homófobo a quien no ha expresado descalificación o discriminación alguna hacia los homosexuales, sino que exalta en el momento adecuado la importancia de la familia en el marco de una candidatura que persigue lograr la confianza del electorado con base en el reconocimiento no solo de su programa de gobierno, sino de sus credenciales como dirigente político, como persona y como ser humano, es poco menos que descabellado y estúpido.

Mucho más cuando quien hace la acusación arrastra sobre sí el pesado expediente de la ocultación de su orientación sexual, dejando entrever con tan inexplicable actitud que quien se avergüenza de la homosexualidad como fenómeno que hoy, por primera vez en nuestra historia y gracias a la amplitud y espíritu democrático de Chávez, se puede ejercer con la más entera libertad en nuestro país, es él mismo.

Entonces, ¿Quién discrimina a quién?