Perro que ladra…

– Publicado en Últimas Noticias el 08 de noviembre de 2014 –
Maria Corina Machado

Por: Alberto Aranguibel B.

No es posible saber de ninguna manera por qué razón hay perros que expresan su bravuconería huyendo de aquello a lo que le ladran. La ciencia no ha llegado todavía tan lejos. Lo cierto es que son muchas las razas caninas que invariablemente se comportan de esa forma tan contradictoria. No es el caso del pastor alemán, por ejemplo, o del dóberman, cuya temible fiereza termina siempre causando un daño considerable a sus víctimas, porque por su misma estirpe y nobleza de pedigrí no saben lo que es recular.

Pero la mayoría de los “satos”, como les llaman en Puerto Rico a los perros de la calle mugrosos y realengos, se reconocen por esa absurda cualidad entre feroz y cobarde que les es tan característica. De ahí el dicho popular “Perro que ladra no muerde”.

Es más o menos como (trasladando lo trasladable) lo que sucede con las guarimbas, por ejemplo, que la oposición quiere hacer ver como una aguerrida acción de combate por la libertad pero que no pasa de ser un simple parapeto con ruta de escape segura y expedita. Es decir, es una bravuconada con opción de salir corriendo a esconderse antes de que llegue la Guardia Nacional, aun cuando el verdadero temor es a que detrás de esos cuerpos de seguridad del Estado vengan lo que se ha dado en llamar “los colectivos”, que para ellos significa “mugrientas hordas chavistas armadas y violentas”.

Una conducta que deriva del proverbial empeño de la oposición por falsear la realidad mediante el discurso envalentonado y retrechero con el que siempre acusan al Gobierno, por lo general sin fundamento alguno, para luego escurrir el bulto a la responsabilidad que les corresponde como sector político frente al país.

Es el hábito enfermizo de la demagogia que solo los hace quedar en evidencia ya no solo como irresponsables sino como verdaderos ineptos, cuando luego de los incrementos salariales anunciados por el presidente Maduro, que sigue la política de protección del salario instaurada por el comandante Chávez, aparecen exigiendo una redundante ley de aumento salarial y un insensato incremento de 400% de los sueldos en todo el país.

Más que demagógica, es una forma cobarde de ejercer una política que pretende presentarlos como valientes defensores del pueblo cuando lo que en efecto son, cuando mucho, es ladradores.

@soyAranguibel