De propinas y de limosnas

Por: Alberto Aranguibel B.

Hay temas tan confusos para la gente de la derecha que la mayoría de las veces suponen que con ellos acorralan a los revolucionarios y logran algún tipo de triunfo ideológico, cuando en realidad los atrapados son ellos mismos.

Es común en las filas opositoras escuchar a alguien celebrar como un triunfo del capitalismo (y como supuesta evidencia de la farsa que sería el socialismo) el que un chavista vista con alguna camisa de marca o porte un celular de determinado modelo de alta gama.

Por su propia ineptitud y profunda ignorancia, no entienden que los revolucionarios no estamos enfrentados a un celular o a una camisa sino al capitalismo, y al imperialismo que lo promueve, como formas de enajenación del ser humano que explotan al trabajador para producir la riqueza y los lujos que unos pocos ostentan.

Como esos mismos celulares de marca y esas camisas que los capitalistas fabrican en China pagando salarios de esclavitud que ni siquiera en los EEUU les aceptaría ningún trabajador.

Colocan como inmoralidad que un revolucionario use tal o cual prenda, cuando la verdadera inmoralidad es la apropiación inescrupulosa que hoy en día hace la mayoría de la clase pudiente de esa derecha farsante con los beneficios que la revolución, con el mayor esfuerzo que gobierno alguno haya mostrado jamás, le tiene destinados al pueblo, como los vehículos chinos, los equipos electrónicos y de línea blanca para el equipamiento del hogar, y los subsidios a la educación, la salud y la alimentación.

Son farsantes porque, beneficiándose más que nadie con las políticas del gobierno, pretenden sin embargo derrocarlo, únicamente por su arrogancia de clase pudiente que no acepta que el pueblo mande.

Para ellos el pobre tiene derecho solo a las limosnas que la gente de poder adquisitivo, como un acto de expiación de culpas, pueda eventualmente regalarle.

Por eso la difusión tan extendida hoy en día en Venezuela de la propina. Un insulto más de la gente adinerada contra el pueblo, que en realidad no es sino una limosna que se aprovecha de la necesidad del pobre al fomentar la perversa cultura del rebusque y del desprecio al trabajo en la que el rico ve realizada su superioridad de clase.

La propina, hay que decirlo, no es justicia social. Es vejación del ser humano.

Anuncios

¿Es justa la justicia de Provea?

– Publicado en el Correo del Orinoco el 20 de julio de 2015 –

Por: Alberto Aranguibel B.

“Si tú juzgas a la Ley, no eres hacedor de la Ley sino juez”  Epístola de Santiago

Si en medio de su liturgia la misa contemplara la exclusión de entre su feligresía a los ateos, a los blasfemos, a los impíos, a los pendencieros, los prevaricadores, los usureros, los truhanes, los promiscuos, los inmorales, los depravados, los vanidosos, los egoístas, los infames, los mentirosos y los estafadores, el templo se quedaría virtual y dolorosamente solo.

La naturaleza congregacional o asamblearia de la iglesia deriva de la expresión bíblica que concibe a los mortales como rebaño de Cristo, que es su pastor, fieles a una misma doctrina; la palabra de dios. Todos son iguales a los ojos del Señor, porque en todos anida la sed de salvación que la justicia divina les depara.

Descendientes de Adán como son, los hombres sobre la tierra son pecadores por naturaleza y su necesidad de redención nace con su alumbramiento, con lo cual todos los demás pecados que acumule a lo largo de su vida son adicionales. El infierno, del cual no habla la Biblia, pero que lo sugiere en cada palabra con cada una de las cuales se adoctrina al creyente en el temor a Dios, es el castigo eterno a pecados tan breves como el desear la mujer del prójimo (que no es lo mismo que poseerla), que en las sociedades contemporáneas es casi una forma universal de la convivencia pacífica y el trato decoroso.

Quizás por eso las más deseadas suelen ser las que más valen la pena tan inmenso sacrificio.

Una vez dentro de la iglesia, la naturaleza particularísima del pecado no importa. Ahí lo relevante es que como pecador has acudido al altar para someterte al dictamen del Altísimo en busca del perdón. Sin el reconocimiento de esa autoridad no operará jamás la absolución.

Pero el juicio divino no sigue la norma del juicio terrenal. Las Leyes y procedimientos que los rigen son en esencia diferentes, porque unas surgen de los designios inapelables del Creador del universo y las otras del acuerdo común del los hombres.

De ese acuerdo (o pacto, según Rousseau) que establece los mecanismos de la armonización del cuerpo social, surge la institución del tribunal que impartirá justicia de acuerdo a la las Leyes que el poder legislativo elabore con el supremo propósito de organizar el desempeño de la sociedad y prevenir los desafueros de la misma. Tanto el juez como el jurado son elementos determinantes en esa distribución de justicia. Mientras el juez encarna la figura del Tribunal de Derecho, el jurado, por su parte, desempeña la del Tribunal de Hecho, porque asume la evaluación de las pruebas que contra el acusado se promuevan durante el proceso y garantiza el juicio entre iguales que consagra la doctrina democrática.

Cuando la noción de lo justo deriva de la concepción burguesa de la sociedad y no de la noción de equidad de los pueblos, la justicia se orientará siempre en favor de los intereses de los poderosos y su distribución entonces por parte de los jueces un dechado de arbitrariedad y despojos. El advenimiento del Estado de Derecho, cuyo fundamento es la separación de poderes, no resuelve el dilema de la iniquidad de la justicia impartida por los poderosos para sociedades que avanzaban progresivamente hacia modelos en los que la preservación de los derechos del ser humano eran una razón fundamental.

Mucho antes de la Revolución Francesa, en Gran Bretaña, Juan Sin Tierra instituía en su Carta Magna la figura del jurado como instancia que velara por los derechos de los individuos a ser juzgados por sus semejantes de acuerdo al sentimiento de la sociedad. Desde la antigua Grecia y ya en el imperio romano, modalidades de esa figura del jurado eran de uso común en los juicios públicos.

Pero el juicio entre iguales no siempre fue el más justo. Los pueblos ignorantes fueron muchas veces copartícipes de las más horrendas atrocidades cometidas contra los seres humanos a través de la historia. Desde la crucifixión de Cristo, hasta el satánico ritual de la inquisición, la algarabía de turbas enardecidas por el discurso de los púlpitos fue el acicate de miles de sentencias. Muchas de esas turbas llenan hoy, como llenaron en el pasado, con su fervor y su devoción a Dios las iglesias del mundo entero.

Estados Unidos lo padece. La impunidad que indigna al mundo por la muerte de un sinnúmero de afrodescendientes a manos de policías blancos, está determinada por jurados que integran ciudadanos la mayoría de las veces negros.

En una sociedad que procura su transformación, a partir precisamente de la evolución del Estado para replantear la idea de justicia y de igualdad como base del mismo, y darle cause a un modelo verdaderamente democrático en el que prevalezca el principio del sentido común y no del sentimiento común, tal como éste se concibe en el modelo burgués, la aplicación de la Ley es un asunto medular que obliga a repensar la doctrina del derecho desde sus más hondas raíces. Los parches o enmiendas de naturaleza superficial o puramente semántica al entramado legal del Estado, por muy revolucionarios que desde el punto de vista del derecho aparezcan, terminarán siempre por reproducir el modelo burgués que se persigue desmontar si lo que obliga a la justicia es el férreo cumplimiento de la norma que lo sostiene.

Por eso frente a un proyecto de transformación de la sociedad como el que encarna la revolución bolivariana en Venezuela, la burguesía va a procurar siempre preservar para sí instituciones como el poder judicial, las leyes de la república y hasta la Constitución nacional (aún a pesar de haber surgido ésta del mismo proceso revolucionario que adversa), precisamente porque asume que es en ese ámbito del Estado donde se ejerce el verdadero poder sobre la sociedad, en la medida en que las Leyes sean expresión de un sentimiento, o una cultura, que a través de la academia, la investigación, los medios de comunicación y el mercado, ella impone a su buen saber y entender.

Sin importar si los abatidos en enfrentamiento policial en la Cota 905 eran criminales o no (… el pecado no importa), Provea abogará por sus derechos humanos acusando al Estado por lo que esa organización no gubernamental de dudosa credibilidad presentará siempre como “masacre” porque lo que le interesa ahí no es en modo alguno el derecho sino el espacio donde puede obtener no solo el beneficio político que los medios de comunicación de la derecha le facilitarán a los suyos de cara a unas elecciones parlamentarias a las que asisten en la condición más depauperada del antichavismo en toda su historia, sino el rescate de un espacio de control social desde el cual los sectores dominantes han ejercido desde siempre su dominio.

Para la burguesía los instrumentos de justicia no son los cuerpos policiales, ni los cuerpos de investigación, ni los tribunales mismos. Montesquieu sostiene en su Espíritu de las Leyes, que “Los jueces de una nación no son sino la boca que pronuncia las palabras de la Ley”.

Provea, aún por encima del clamor mayoritario de una sociedad que aplaude al unísono la actuación del Gobierno revolucionario en el enfrentamiento de los grupos criminales que hoy sumen al país en la angustia y la violencia, no defiende derechos abstractos de individuos cuyo prontuarios los incriminan, sino un Estado de Derecho que sirva para preservar el modelo de la dominación por el cual los sectores de la derecha venezolana hoy abogan.

Acusar a la revolución de represora, cuando precisamente el centro y razón de ser de esa revolución es el ser humano, es parte esencial del discurso de una guerra comunicacional basada en la infamia y la distorsión de la realidad al que esos sectores recurren frente a la evidente incapacidad de lograr el respaldo popular al que aspiran. La campaña de Provea denunciando atropellos a los derechos humanos donde todo el país está viendo salvación, es otro de los clamorosos desatinos de esa derecha torpe y tozuda que todavía cree en la posibilidad de reinstaurar en Venezuela su vetusto y destartalado modelo.

@SoyAranguibel

Salvémonos todos

maduro con mural chavez

Por: Alberto Aranguibel / Últimas Noticias 03 / 05 / 2014

La ilusoria propuesta capitalista de la autorregulación del mercado, la proverbial “mano invisible” de la que tanto hablan los manuales del liberalismo clásico, ha sido en la práctica la consagración del “sálvese quien pueda” que los técnicos denominan “libre competencia”, y que no es otra cosa que la institucionalización de la anarquía en el ámbito económico, con sus inevitables secuelas de “inflación”, “devaluación”, “recesión” y “crisis sistémica”, tan inherentes a la dinámica del capitalismo moderno.

Como “espiral inflacionaria” se conoce al vertiginoso e incontrolable proceso de deterioro del poder adquisitivo, y de la moneda misma, al que conducen las reacciones del mercado a los incrementos salariales que logran los trabajadores por la vía de la lucha sindical o de las disposiciones del Estado, expresadas en incremento de costos de producción, elevación de barreras para el financiamiento, alza de precios de distribución y de productos, especulación, etc., todo ello como resultado de la falta de acuerdos entre los actores económicos para evitar que se desaten los demonios que esconde tras la fachada de la libertad la lógica de la autorregulación.

El “sálvese quién pueda” nos trajo a este escenario de distorsiones profundas que padece hoy la economía venezolana, signada mucho más por la desarticulación y las contradicciones de esos actores económicos que por la crisis del modelo socialista a la que se refieren los sectores más delirantes de la oposición.

Ya en el inicio de las mesas de diálogo convocadas por el presidente Maduro, el vicepresidente del área, Rafael Ramírez, supo explicar con meridiana claridad los grandes avances del modelo económico venezolano frente al fracaso del modelo capitalista que hoy hace estragos en el mundo, y aclaró las diferencias entre “crisis”, “guerra económica”, “justicia social” y “crecimiento económico sostenido”.

Nos corresponde ahora intensificar la lucha por alcanzar los acuerdos de conjunto para erradicar la tendencia a la anarquía en la búsqueda del bienestar al que todos aspiramos, acompañando el esfuerzo del gobierno revolucionario en las mesas de diálogo.

Nos toca asumir el “salvémonos todos” al que nos invita Maduro, en vez del suicida “sálvese quien pueda” que ofreció siempre el capitalismo.

¿Diálogo o salvación?

politica (1)
Publicado en Últimas Noticias el 28 / 12 / 2013

A través de la historia el obstáculo más recurrente e insalvable en todo proceso de diálogo ha sido desde siempre la convicción común de los involucrados en la rectitud de sus principios. Cada quien considera que tiene la razón.

Desde esa óptica, acceder a cualquier concesión por insignificante que ella sea en el marco de los convenios que se procuren, no equivale jamás en modo alguno a acuerdos parciales o proporcionales según el interés común que los motiva, sino a traiciones o claudicaciones absolutas indiscutiblemente deplorables.

De ahí que la fórmula más a mano para preservar el honor frente a los pueblos sea siempre la guerra. La insalvable dificultad que comprende el diálogo para los guerreros es el combustible perfecto para el logro de triunfos que trascenderán los tiempos, mucho más allá de todo cuanto puedan alcanzar los acuerdos o armisticios que desde la cúspide de la gloria en las batallas terminan por ser, ya no inteligentes o sabios, sino bochornosos y ridículos.

Se teme siempre a la eventual pérdida de la lealtad de los seguidores. Nadie invierte en sacrificios que no tengan como propósito el fin último de la inmortalidad. Jamás el de las derrotas o los infortunios.

Pero ceder a la procura del diálogo, como lo ha hecho Maduro, es sacrificar con valentía una postura en función de un fin superior que jamás se contempló en las contiendas, que es el de atender el verdadero clamor popular de toda una sociedad. Con lo cual se abre un nuevo escenario, frente a un ya más que inviable y desgastado modelo de confrontación como el que tanta pérdida de oportunidades como país nos ha ocasionado.

La audacia de esa convocatoria tiene el rasgo fundamental de entregarle al país un mecanismo de desahogo a tanta diatriba insustancial con la que la política nos inundó los espacios más recónditos de la cotidianidad en la vida de cada uno de los venezolanos. Ya ni la universidad, la fábrica, la panadería ni la parada de metrobús, son ninguna otra cosa que un simple entarimado virtual para la diatriba política desenfrenada y asfixiante. Ninguna conversación deriva hacia tema humano o divino alguno que no sea la más pendenciera y desaforada destemplanza partidista.

Por eso el diálogo de Maduro no es un pacto, sino una fórmula de salvación…. una oportunidad para cada uno de nosotros.

¿Felicidad suprema o ignorancia supina?

ignatius(Ignatius Reilly personaje de “La Conjura de los Necios” de John Kennedy Toole)

Dice el proverbio chino que “cuando el sabio señala la luna el necio mira el dedo”. Y quizás nunca fue tan cierta la frase como cuando el presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, anunció la creación del Viceministerio para la Suprema Felicidad Social y de inmediato saltaron al teclado los miles de necios de la oposición que se consideran ungidos con la sabiduría de las academias a escribir sandeces en el twitter sobre el tema.

Fueron los mismos que en 1979 arremetieron desde todos los ámbitos del quehacer intelectual y político en nuestro país contra la idea de un ministerio para el desarrollo de la inteligencia, idea que muy rápidamente fue estudiada y puesta en práctica por importantes universidades como la de Harvard o naciones como Corea del Sur, China, Costa Rica o Chile, entre otros, pero que aquí fue solo objeto de burlas.

Siendo iniciativa de un gobierno neoliberal disfrazado de socialcristiano, que muy bien pudiera haber concitado la solidaridad de esos sectores ultraconservadores que aún cuando ven en toda propuesta de transformación del Estado una afrenta contra el orden natural de las cosas perfectamente podrían haberla aceptado, sin embargo atacaron como a un auténtico pordiosero de la sapiencia al doctor Luis Alberto Machado, promotor del que a la larga fue el semillero del más importante proyecto de creación musical jamás conocido en el mundo, como lo es el Sistema Nacional de Orquestas Juveniles que dirige el maestro José Antonio Abreu y del cual surgiera ese prodigio universal de la batuta que es hoy en día Gustavo Dudamel.

La felicidad, como la inteligencia, no puede ser administrada desde una instancia gubernamental para ser distribuida como si de un producto envasado al vacío se tratara. Eso se sabe. Lo que sí se puede, y es obligación de todo Estado revolucionario que se precie de tal, es coordinar las acciones de los diversos organismos del Ejecutivo que tienen incidencia en la elevación de la calidad de vida de la población y en consecuencia en el logro de la felicidad del pueblo. Y eso es lo que significa esta iniciativa.

Pero qué le vamos a hacer si, cuando el presidente Maduro señala el rumbo del Plan de la Patria, los necios ya ni siquiera miran el dedo sino su propio ombligo. Más allá no alcanzan a ver nada.

Contra la Patria

MCH Carrera

Ciertamente es una contrariedad que a estas alturas de la historia de las sociedades modernas, la teoría política todavía no se haya puesto de acuerdo en una definición universalmente aceptada del concepto de Patria, como entidad sustantiva para el asiento de las virtudes de la nacionalidad.

Existen acepciones diversas, es verdad, que colocan al término en una suerte de espacio impreciso en el orden jurídico de las naciones. Pero ello en modo alguno legitima la ancestral pretensión neoliberal que desde siempre ha procurado acabar con tal noción, la de Patria, para avanzar en su despropósito de la extinción del Estado.

Los sectores neoliberales tenderán en todo momento a la detracción y al choteo (si no a la procura de la abolición) de la idea de Patria, porque en ella reside el sentido de soberanía inherente a la legítima independencia de las naciones. De ahí que el término, intangible como es, signifique tanto para los pueblos que luchan por su emancipación y por el sostenimiento del principio de autodeterminación que debe regir a toda sociedad libre en el mundo. Solo los pueblos que persiguen la justicia y la igualdad social comprenderán el valor inmanente de la Patria, porque solo ellos tendrán clara noción de las terribles consecuencias de la indefensión a la que se exponen cuando el único escenario que prevalece es el de los linderos infinitos de la globalización y del derribamiento de las barreras que la Patria le opone a la dominación hegemónica de las grandes potencias y sus corporaciones.

Eso, que en términos técnicos se conoce como el “libre mercado”, es lo que más amenaza hoy a las economías emergentes como la nuestra, que luego de años de infatigable lucha por conquistar nuestra verdadera independencia sigue expuesta a los embates de la guerra económica que a través de los actores prominentes de ese mercado se libra hoy contra la revolución bolivariana. Su idea es reinstalar aquí el modelo neoliberal que tanto daño nos hizo, pero que tanto benefició en el pasado la voracidad de esas corporaciones.

Por eso la derecha venezolana jamás respaldará un modelo como el Plan de la Patria con el cual el presidente Maduro se ha comprometido. Por eso la lucha de Capriles no puede ser sino contra la Patria.

Lo demás, de su parte, es falso.

Chávez presenta en 2011 escala de subsidios a la vivienda

Para salirle al paso a las infamias de la oposición contra el Ciudadano Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, en relación al tema del subsidio a la vivienda, colocamos hoy aquí el video donde aparece el Comandante Supremo Hugo Rafael Chávez Frías explicando la escala aprobada por el Gobierno Bolivariano en 2011 para ser aplicada con una clara concepción de Justicia Social a la Gran Misión vivienda Venezuela.

¡Cadena Nacional!

chavistas-de-corazón

Cuando el pueblo le pidió desde un primer momento al comandante Chávez que ordenara la transmisión en cadena nacional de los eventos a los que éste asistía, pedía de manera simple y espontánea justicia social en su más correcta, profunda y sentida acepción.

El empeño de los medios de comunicación en secuestrar los más preciados derechos individuales de la población, como las libertades de expresión y de información, para ponerlos siempre al servicio de los particulares intereses de los propietarios de esos medios, fue a través del tiempo un elemento generador de exclusión y de discriminación social por antonomasia.

La naturaleza profundamente antidemocrática de su origen, el hecho de no surgir esos medios de la voluntad popular sino del poder adquisitivo de sus propietarios, determina el carácter opuesto de sus necesidades a las de las grandes mayorías, que sólo acceden a ese prodigioso avance del conocimiento humano cuando mucho en la escasa condición de desamparado espectador.

El grito “¡Cadena… cadena!” en los eventos de la revolución representa un cambio significativo en nuestra sociedad, porque expresa la conciencia del pueblo acerca de esa conquista que el comandante Chávez nos trajo con su idea de la participación y el protagonismo que consagra la Constitución bolivariana. Un paso apenas en la búsqueda del logro supremo de la democratización de ese activo tan valioso hoy en día para la humanidad que es el espectro radioeléctrico, cuyo propietario es precisamente ese pueblo ancestralmente excluido de las amplias posibilidades que ese gran avance ofrece.

El ataque permanente de la derecha, en particular de su candidato errante, contra las cadenas de radio y televisión usadas por la revolución bolivariana para hacer visibles los logros del Gobierno en esa justicia social que tanto ha reclamado el pueblo, deja ver su desprecio por el verdadero derecho a la información y al libre usufructo de ese bien colectivo que deben ser los medios. Pero, muy fundamentalmente, evidencian su miedo a que la verdad se imponga sobre la perversa manipulación y distorsión de la realidad con la que se inunda a la sociedad desde esos laboratorios de alienación y de mentiras.

Habrá que decir “¡Las cadenas son del pueblo, no de la burguesía!“.

Luis Britto García: ¿Qué pasó en las elecciones venezolanas?

luis britto garcía elecciones
Por Luis Britto García / http://luisbrittogarcia.blogspot.com
1
Hace años denuncio que la Comisión y la Corte Interamericana  de la OEA quieren desconocer  nuestros tribunales, para  decidir en lugar de  ellos  cuestiones  relativas a la soberanía de Venezuela, como la legitimidad de las elecciones. Así, el primero en cuestionar los comicios del 14 de abril es Insulza, presidente de la OEA, quien exige  “realizar una auditoría y un recuento completo de la votación” y  pone “a disposición de Venezuela el equipo de expertos electorales de la OEA”. Vale decir,  expertos extranjeros, y no el Consejo Nacional Electoral, deben declarar quién ganó nuestras elecciones.
2
Para escoger al  Presidente de Venezuela también se ofrecen voluntarios el gobierno de Estados Unidos y el canciller de España, García Maspero, ambos demandando recuento de votos al sistema electoral que Carter calificó como el “más perfecto del mundo”.  Por no contradecirlos, el candidato perdedor reclama asimismo recuento manual  de votos  y en lugar de exigirlo por  vías de derecho, convoca  motines que en dos días incendian o destruyen doce  Centros de Diagnóstico Integral, arrasan cuatro casas del PSUV y varios mercados solidarios,  acosan medios de comunicación de servicio público y comunitarios y residencias de miembros del Poder Electoral, asesinan a 8 compatriotas –uno de ellos quemado vivo- y dejan 124 heridos. Es una pequeña muestra de lo que harían si llegaran a tomar al poder. Desaparecerían los derechos a la atención médica gratuita, a alimentos subsidiados, a la información alternativa, a la militancia progresista, al sufragio  y a la vida.
3
La Historia se repite,  los guiones  se remedan. Las elecciones que dieron el triunfo a Ajmadineyah fueron desconocidas por una oposición que intentó algaradas y motines para legitimar una intervención imperialista. Durante las elecciones una agresión informática seguramente imperial hackea las cuentas de twitter de Nicolás Maduro, del presidente de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello  y de Teresa Maniglia, jefa de Prensa de Miraflores, inhabilita la página web del Consejo Nacional Electoral y fuerza a interrumpir Internet durante  minutos para impedir la expansión del virus. No son tecnologías al alcance de un candidato  cuyo promedio académico apenas remonta el diez.
4
¿Tiene la más mínima sostenibilidad la hipótesis de fraude? La lógica indica que cualquiera dispuesto a perpetrar una superchería simularía millones de sufragios de ventaja, y no una modesta mayoría de 262.473 votos. Por otra parte, el Consejo Nacional Electoral por su propia cuenta ha recontado 54% de los sufragios sin encontrar irregularidades, proporción más que suficiente para Seguir leyendo “Luis Britto García: ¿Qué pasó en las elecciones venezolanas?”

Fabricio Conde: Mi respuesta a una amiga opositora

opositora llorando

por Fabricio Conde / http://www.patriagrande.com.ve

A petición tuya pensé muy bien antes de responderte y me tomé todo el tiempo necesario para hacerlo de la mejor manera posible. Espero que te tomes tú también el tiempo para leerme hasta el final.

Esta fue tu pregunta:

“Hola Fabricio, llevo muchos días leyendo tu twitter y deteniéndome a responder por no querer discutir con un comediante de esta generación. Pero ahora leyéndote por facebook quisiera dialogar contigo… Quisiera saber si te has tomado la molestia de escuchar a Capriles. Quisiera saber si te parece que el discurso de Maduro es de paz. Quisiera saber si no escuchaste cuando Maduro había aceptado contarse. Quisiera saber si te parece que en las elecciones no hubo ninguna injusticia, irregularidad y violencia de parte de activistas del gobierno. Quisiera saber si viste las fotos de los votos asistidos. Quisiera saber que piensas de todo el dinero que se va para otros países y aquí la gente la está pasando mal. Quisiera saber que está ofreciendo Maduro que haga que te guste y sientas que es lo mejor para Venezuela. Tu pides paz y no al odio. Yo también quiero paz! Para que sepas antes de responderme te comento que yo veo los dos canales (VTV y Globo) porque quiero saber que están viendo la otra mitad del país. Yo no es que quiera a toda la oposición. (Julio Borges no es digno de mi respeto, y se lo he dicho tanto en persona como en las redes sociales) pero escucho a Capriles y lo que está diciendo me gusta. El habla para ambos lados, habla de unión, habla de paz que tú mismo estás pidiendo, habla de respeto, habla de educación, de trabajo… ¿por qué no le crees? ¿por qué quieres a Maduro como Presidente de tu país, de tu futuro si no ha demostrado nada y ese cargo es grande? Ya CH no está, ya tu Presidente se fue… estás defendiendo ciegamente a Maduro porque Chávez lo dijo o en verdad lo escuchas y te gusta, si es así ¿qué te gusta? Sé que muchos hablan de 40 años de mal gobierno, y realmente hasta puedo estar de acuerdo. Pero ya han pasado 54 años de mal gobierno. Ya no podemos seguir culpando a 40 años de mierda cuando hay otros 14 que a mi parecer dejan mucho que desear. Como dijo Gledys Ibarra “Maduro no es Chávez y Capriles no es ni CAP, ni Caldera…” te pido que leas y pienses bien antes de responder. No quiero conflicto, sólo trato de entenderte. Saludos.”

Aquí mi respuesta para ti:

Estimada amiga, es muy grato saber que me lees a pesar de las ideas diferentes que tenemos. No quiero conflicto contigo tampoco porque eres de hecho una de las personas que más admiro y respeto porque eres de las mejores en tu trabajo. Aunque al final de tu escrito prácticamente te contestas tú misma cuando dices “…ya han pasado 54 años de mal gobierno. Ya no podemos seguir culpando a 40 años de mierda cuando hay otros 14 que a mi parecer dejan mucho que desear”, igual intentaré responder cada una de tus preguntas. Veamos.

1.”Quisiera saber si te has tomado la molestia de escuchar a Capriles.”

Sí he escuchado a Capriles, lo estoy escuchando desde las interpelaciones y las mesas de trabajo que dispuso Hugo Chávez en Miraflores tras el fallido golpe de Estado en abril de 2002 hasta esta parte. Más allá de no identificarme con él por múltiples razones, no me identifico con lo que representa ni compro su oferta electoral por ser más un discurso electorero que una serie de propuestas honestas, reales y serias. Me explico: en el pasado reciente, hace apenas 4 años, cuando asumió la gobernación de Miranda lo primero que hizo fue atacar las Misiones quitándoles sedes, persiguiendo a los integrantes de la Misión cubana y atentando de esa manera con la operatividad de unos programas creados por el Gobierno que benefician a la población en general independientemente de su color político.

Ver link de la página de Noticias 24:

http://www.noticias24.com/actualidad/noticia/20755/chavistas-marcharan-manana-en-contra-de-henrique-capriles/

¿Que si escucho a Capriles? ¡Cómo no! A veces para analizarlo, a veces para llorar y otras para reírme. Como cuando dijo delante de un nutrido grupo de reconocidos artistas venezolanos en el Teatro Cultural de Chacao que le ofrecía la nacionalidad venezolana a los médicos cubanos. Te lo juro que quedé atónito de verdad, aunque los aplausos de la farándula opositora en pleno me sorprendieron aún más… ¿Cómo tomar en serio a un abogado de Harvard que invade la embajada de Cuba y se “olvida” de todo lo que sabe acerca de Derecho y tratados internacionales, como p.ej. que una embajada es territorio de otro país aunque esté dentro el tuyo? ¿Cómo olvidar que durante todos estos años él y su partido han descargado a las Misiones, a los médicos y a la medicina cubana hasta la saciedad? ¿Eso te parece congruente? Lo siento, pero a mí no.

Aquí video del asedio a la embajada de Cuba en 2002:

Aquí el video y la nota de prensa del diario Últimas Noticias con el ofrecimiento de nacionalidad a los médicos cubanos en Venezuela:

http://www.ultimasnoticias.com.ve/movil/detallenota.aspx?idNota=131159&sid=2

2. “Quisiera saber si te parece que el discurso de Maduro es de paz”.

A Maduro, hasta ahora, podría acusarlo de autoritario pero su discurso no es de guerra. Y autoritario tomando en cuenta que se pronunció en contra de una marcha convocada por la oposición para hoy jueves 17 de abril que tenía como destino la sede del CNE. Claro que, si tomas en cuenta lo que sucedió en las calles del centro de Caracas el 11 de abril de 2002, creo que más que ser autoritario les está haciendo un favor al impedir la marcha con el único fin de preservar la integridad física de la militancia opositora identificada con Henrique Capriles. No sé, digo yo…

Pero volviendo a lo del discurso de Maduro: como entenderás, he escuchado más su discurso que el de Capriles y su oferta es la misma que presentó Hugo Chávez en su campaña de 2012, se llama “Programa de la Patria 2013-2019″ y ese sí que me lo he leído completo, por eso apoyo y defiendo las propuestas que aparecen en su contenido. En resumen, su discurso y su proyecto son la continuación del Proyecto Nacional Simón Bolívar que comenzó hace ya 14 años el desaparecido presidente Hugo Chávez.

3. “Quisiera saber si no escuchaste cuando Maduro había aceptado contarse”.

Por supuesto que escuché a Maduro cuando dijo que no tenía problemas en revisar el 100% de los votos, claro que sí. Pero también he escuchado a los observadores internacionales, a las rectoras del CNE y al mismísimo Vicente Díaz diciendo que en las votaciones, en efecto, no hubo fraude. Que se hicieron lo que llaman “auditorías en caliente” con presencia de los testigos de mesa, los representantes de los partidos políticos, testigos y ciudadanos comunes al 54% (porcentaje que se acordó entre los actores políticos desde el año 2006) de las actas y cuadernos de votación tal como lo dicta la ley electoral. ¿Ya la oposición no cree en Vicente Díaz porque no dice lo que quieren escuchar? Creo que ese problema es de la oposición, no de nosotros…

Aquí el link con lo referente a las auditorías en la ley electoral:

http://www.cne.gov.ve/web/normativa_electoral/ley_organica_procesos_electorales/titulo11.php

4. “Quisiera saber si te parece que en las elecciones no hubo ninguna injusticia, irregularidad y violencia de parte de activistas del gobierno”.

Las injusticias, la violencia y las irregularidades son, lamentablemente, parte de cada uno de los procesos electorales venezolanos. Por algo los centros son custodiados por efectivos de la Guardia Nacional desplegados en el Plan República. Eso ha sido así desde hace muchos años. ¿Que algunos simpatizantes del Gobierno perturbaron el proceso? No lo pongo en duda. Pero te cuento que acá en el pueblito donde yo vivo los “puntos rojos” fueron asediados por bandas pagadas por el alcalde del municipio que se llama Luis Zambrano y es abiertamente opositor a este Gobierno.

En este punto quisiera preguntarte también: ¿las agresiones en contra del “Potro” Álvarez cuentan para ti como irregularidades e injusticias dentro del proceso? Es por una duda que tengo, nomás.

¿Ojo por ojo y diente por diente? ¡Vaya usted a saber! En todo caso, no estoy de acuerdo con el hostigamiento ni la intimidación a los ciudadanos venga de donde venga.

5. “Quisiera saber si viste las fotos de los votos asistidos”.

Con respecto al material fotográfico que te refieres, el de los votos asistidos, en el mejor de los casos me parece altamente cuestionable. Las fotografías pueden ser manipuladas y mal utilizadas dependiendo de los fines o del momento en que sean expuestas ante los ojos del público. Por ejemplo, fíjate que corrieron el rumor de que el material electoral, las cajas que contenían los comprobantes de los votos, las actas, etc. estaban siendo quemados por funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana prendiendo alarmas entre la población. Pero luego se descubrió que eran unas fotos pertenecientes a una serie que está montada en la página oficial del CNE las cuales corresponden al año 2010.

Aquí la galería de fotos que anduvo circulando por las redes sociales:

http://www.cne.gob.ve/web/sala_prensa/fotos_detalladas.php?g=31

El voto asistido. Si no lo sabes, el voto asistido se efectúa a petición del elector que va a sufragar, no es una imposición que puede aplicársele a nadie así como así. ¿Has visto a un@ viejit@ soltando bastonazos o armando un escándalo cuando han tratado de robarlo, agredirlo o simplemente coleársele en la cola de un Banco para cobrar su pensión? ¡Lástima! Ahora con las tarjetas de débito para que cobren su pensión homologada con el salario mínimo creo que nunca lo sabrás. Pero si no me crees, averígualo y pregunta por ahí.

6. “Quisiera saber qué piensas de todo el dinero que se va para otros países y aquí la gente la está pasando mal”.

Con respecto al dinero que supuestamente se “regala” a otros países debes saber que solo un politicastro miserable perverso e irresponsable como Julio Borges puede afirmar algo como eso. Nuestro petróleo (petróleo = dinero) sí es enviado a otros países pero, quizás por desconocimiento o por el constante bombardeo de matrices de opinión también, no sabes cómo funcionan los intercambios comerciales que tiene Venezuela con otros países a los que NO se les regala el petróleo, sino que se les vende a montos preferenciales y con facilidades de pago (países de Petrocaribe), por intercambio de tecnología (China, Bielorrusia, Rusia), mano de obra calificada o profesionales de la medicina y el deporte (China otra vez, Cuba), y hasta por alimentos (Nicaragua, República Dominicana, Ecuador, Bolivia, Brasil, Argentina).

¿Que aún hay pobres y gente pasándola mal como tú dices? ¡No lo pongo en duda tampoco! Pero las cifras de la ONU y la FAO que avalan la reducción de la pobreza, el analfabetismo, la desnutrición infantil y otros tantos males que ha heredado nuestra sociedad desde hace siglos me permiten afirmar que frente a esos problemas, por lo menos, vamos en la dirección correcta.

http://globovision.com/articulo/asamblea-nacional-y-unesco-declararon-a-venezuela-libre-de-analfabetismo

http://www.noticias365.com.ve/temas/al-dia/fao-reconoce-logros-de-venezuela-en-reduccion-de-hambre/

¡Ah! Y aquí otro dato con el que me topé navegando por internet: Somos el tercer país de Latinoamérica con más población obesa. ¿Qué tal?

http://noticiaaldia.com/2012/11/venezuela-es-la-tercera-nacion-con-mas-obesos-de-latinoamerica/

7. “Quisiera saber qué está ofreciendo Maduro que haga que te guste y sientas que es lo mejor para Venezuela”.

Ya lo dije más arriba pero voy a ser más específico en esta parte. Disculpa que copie y pegue, pero es que debo comunicártelo tal cual: El “Plan de la Patria 2013 – 2019”.

Grandes Objetivos Históricos, objetivos nacionales, estratégicos y generales:

1.Defender, expandir y consolidar el bien más preciado que hemos reconquistado después de 200 años: La Independencia Nacional.

2.Continuar construyendo el Socialismo Bolivariano del siglo XXI en Venezuela, como alternativa al modelo salvaje del capitalismo y con ello asegurar la “mayor suma de seguridad social, mayor suma de estabilidad política y la mayor suma de felicidad”, para nuestro pueblo.

3.Convertir a Venezuela en un país potencia en lo social, lo económico y lo político dentro de la gran potencia naciente de América Latina y el Caribe, que garanticen la conformación de una zona de paz en nuestra América.

4.Contribuir al desarrollo de una nueva geopolítica internacional en la cual tome cuerpo un mundo multicéntrico y pluripolar que permita lograr el equilibrio del universo y garantizar la paz planetaria

5.Contribuir con la preservación de la vida en el planeta y la salvación de la especie humana.

Esos son apenas los 5 puntos principales desde los cuales partió la oferta electoral de Nicolás Maduro durante la recién terminada campaña presidencial 2013. Fue un proyecto concebido por Hugo Chávez junto a su equipo de trabajo (en el que estuvo incluido Maduro) y es la oferta electoral por la que yo voté el pasado 14 de abril. Siento que es lo mejor para Venezuela porque en sus líneas se recogen una serie de ideas, propuestas económicas, ecológicas, sociales y políticas que a mi parecer son humanistas, incluyentes y tienen fines muy nobles como lograr una sociedad más justa y un mundo pluripolar.

Aquí el enlace con todo el contenido: http://blog.chavez.org.ve/Programa-Patria-2013-2019.pdf

8.”Yo no es que quiera a toda la oposición. (Julio Borges no es digno de mi respeto, y se lo he dicho tanto en persona como en las redes sociales) pero escucho a Capriles y lo que está diciendo me gusta. El habla para ambos lados, habla de unión, habla de paz que tú mismo estás pidiendo, habla de respeto, habla de educación, de trabajo… ¿por qué no le crees? ¿por qué quieres a Maduro como Presiente de tu país, de tu futuro si no ha demostrado nada y ese cargo es grande?

¡De acuerdísimo con respecto a Julio Borges! Me alegra saber que coincidimos en eso :^D#

Mi problema con la credibilidad de Henrique Capriles es que uno debe predicar más con los hechos que con las palabras, y hablando francamente, está históricamente demostrado que los hechos desmienten la “prédica” de Capriles. Los enlaces que te dejé más arriba ilustran mejor este punto. Aquí me repites ¿por qué quiero a Maduro como Presidente de mi país, de mi futuro si no ha demostrado nada y ese cargo es grande? Mmmm… ¿No habrás querido decir que ese cargo “le queda grande”? Recuerda que Caldera, Luis Herrera y Lusinchi eran todos profesionales universitarios. Tú misma dijiste que los 40 años de la IV República fueron una mierda. Eso contesta muchas preguntas con respecto a la calidad de sus gobiernos y lo que sembraron o arrasaron en este país a pesar de ser médicos y abogados, ¿no te parece? Bueno… Prosigo.

Yo creo que lo que le falta a Nicolás de formación académica le sobra de agallas y formación ideológica. ¿O es que haber pasado de chofer de MetroBús a Presidente de la Asamblea Nacional, Canciller, Vice Presidente y ahora Presidente de la República, visto así por encimita no tiene mérito alguno? A estas alturas debo confesarte que mi voto fue también un voto de confianza hacia el criterio del Comandante antes de morir. Así como confié en Hugo Chávez durante sus 14 años en el poder, confié el pasado domingo 14 de abril para darle mi voto de confianza a su discípulo-candidato Nicolás Maduro.

Pero vamos un poco más allá del sentimentalismo y mi admiración por Hugo Chávez y hablemos unos momentos acerca del “legado”, la gestión y el trabajo de Henrique Capriles Radonski, nada más como gobernador de Miranda. ¿Qué ha hecho Henrique en su estado? ¿Cuántas obras de envergadura ha ejecutado? ¿Ha mejorado la calidad de vida de los mirandinos? ¿Qué ha hecho con la policía regional para combatir la inseguridad? ¿Ha coordinado planes de seguridad con el Gobierno Bolivariano? ¿Qué opinión tienen los habitantes del estado acerca de su gobernador? OJO: Miranda no solo es Baruta, Chacao, Sucre y los Altos Mirandinos. Pregúntale a la gente de los Valles del Tuy, Higuerote, Carenero, Río Chico, Machurucuto, los barrios de Caucagüita. Échate un paseíto por alguna de esas costas, mira a tu alrededor y dime ¿qué aportes ha hecho a la región Henrique Capriles como gobernador? Ojalá y algún día me sorprendas con lo que averigües…

Aquí puedes escuchar en breves minutos algunas de las credenciales y logros que se le atribuyen a Maduro durante la presidencia de Hugo Chávez en palabras de Lula Da Silva:

9.”Ya CH no está, ya tu Presidente se fue… estás defendiendo ciegamente a Maduro porque Chávez lo dijo o en verdad lo escuchas y te gusta, si es así ¿qué te gusta?”

Sí, físicamente Hugo Chávez ya no se encuentra entre nosotros.”Nadie nos lo va a devolver” como dijo sin poder disimular una sonrisa cínica Henrique Capriles en rueda de prensa. Pero aunque las consignas te resulten cacofónicas, absurdas o chocantes, debo decir que Hugo Chávez, en efecto, se multiplicó después de su muerte y por eso hay tantos como yo dispuestos a defender su legado. De allí que repitamos hasta la saciedad aquello de que “Chávez Vive, La Lucha Sigue”.

¿Defender ciegamente a Maduro? No. Ni por un instante. La verdad es que Maduro ha tenido hasta el momento de yo escribirte estas líneas, apenas 4 mesesy 9 días para construir y demostrar su capacidad de liderazgo. Ese es uno de los retos más grandes y uno de los obstáculos más difíciles de sortear que tiene ese pana: demostrar que está a la altura de la responsabilidad que ha sido puesta en sus manos y que tiene don de mando para liderar los destinos del país durante (por lo menos) los próximos 6 años.

¿Qué me gusta de él? Para empezar que no tiene el perfil de Henrique Capriles. Es un obrero, un caraqueño del sector el Valle que creció y salió del barrio sin dejarse atrapar por los vicios ni las miserias humanas con las que, al igual que muchos venezolanos de las clases sociales más bajas, tuvo que convivir de cerca durante su infancia y su adolescencia. Es, al igual que lo fue Hugo Chávez, un hombre del pueblo. Sus orígenes humildes le han permitido estar en sintonía con las necesidades del venezolano promedio que, como dice La Cotorra Criolla de mi papá, “tiene que levantarse de madrugada y meterse en esa cola requetecondenada viendo a toda la gente enfurruñada con sueño todavía y mal desayunada…”

En fin, es un chofer de autobús Presidente de la República, así como Luiz Inácio Lula Da Silva fue un obrero metalúrgico Presidente del Brasil por dos períodos consecutivos. Confieso también que yo soy un “pata en el suelo” más y quizás por eso me siento identificado con él.

10. “Sé que muchos hablan de 40 años de mal gobierno, y realmente hasta puedo estar de acuerdo. Pero ya han pasado 54 años de mal gobierno. Ya no podemos seguir culpando a 40 años de mierda cuando hay otros 14 que a mi parecer dejan mucho que desear. Como dijo Gledys Ibarra “Maduro no es Chávez y Capriles no es ni CAP, ni Caldera…”

De la IV República y otros demonios:

La llamada “IV República” se autodestruyó, se carcomió, se devoró a sí misma con sus vicios, sus desaparecidos, sus devaluaciones, sus corridas bancarias, su chino de RECADI, sus barraganas, su Viernes Negro, su 27 de febrero y una larga lista de grotescos abusos cometidos desde el poder que tuvieron como punto de inflexión el 4 de febrero de 1992 y le sirvieron como bandera política e ideológica a Hugo Chávez para adversarla y darle la estocada final en las elecciones presidenciales de 1998.

No es que “muchos hablan de 40 años de mal gobierno”, es que realmente FUERON 40 años de PÉSIMOS GOBIERNOS donde una y otra vez se le dio la espalda al pueblo que nada más era tomado en cuenta cada 5 años cuando se le llevaba bolsitas de comida a la pata del cerro para que votaran por el candidato de turno. Ese mismo pueblo fue reprimido, asesinado e ignorado hasta que ese campesino de Sabaneta de Barinas apareció en la escena nacional para darle voz, voto, visibilizarlo, dignificarlo y hacerlo protagonista de su propia realidad.

¿14 años de gobierno que dejan mucho que desear? Mmmm… Yo te pregunto en este punto: ¿si fueron tan malos por qué Capriles NI DE VAINA se atrevió a tocar las Misiones creadas durante estos 14 años? ¿Por qué se disfrazó de bolivariano y le puso a su Comando de campaña primero “Venezuela” y después “Simón Bolívar”? ¿Por qué dejó de hablar de “sociedad civil” y desde hace tiempo tuvo que comenzar a hablar de “pueblo”, quitarse el paltó, la corbata, e intentar (por lo menos) ponerse de tú a tú con el venezolano común tal y como lo hizo en el pasado Hugo Chávez?

¿Por qué estamos en Mercosur? ¿Por qué existe la CELAC? ¿Por qué hay dos satélites venezolanos en órbita y ahora tenemos una Agencia Espacial Venezolana? ¿Por qué a los niños se les entrega en forma gratuita una laptop “Canaima” con software creado por desarrolladores venezolanos para que puedan estudiar y acceder a internet? ¿Por qué ahora se fabrican teléfonos celulares en la fábrica Vetelca aquí en Venezuela? o ¿Por qué ahora hay más líneas del Metro de Caracas, un ferrocarril hacia los Valles del Tuy y miles de familias que ya no viven en ranchos sino en los apartamentos y las casas construidas por la Gran Misión Vivienda Venezuela?

Estimada amiga, los 14 años de Hugo Chávez en Miraflores no fueron perfectos. Por supuesto que tuvieron sus deficiencias y aún nos queda mucho por hacer, pero creo que hasta ahora, aunque muchos se nieguen a reconocerlo, sí es bastante lo que se ha hecho.

Parafraseando a la inefable Gledys Ibarra: “Capriles no es CAP ni Caldera”. No, pero viene de la misma escuela que el Dr Caldera e incluso hizo su debut en la política como diputado del hoy venido a menos partido COPEI. Y ni hablar de su paso por la organización “Tradición, Familia y Propiedad”. De esa tela hay mucho que cortar pero no será en este momento.

Y también, “Maduro no es Chávez”. POR SUPUESTO QUE NO LO ES. Pero viene de su misma escuela, se formó y creció como político bajo la guía y protección de Hugo Chávez y además fue el candidato escogido por el propio comandante entre sus discípulos para sucederlo en la presidencia de la república después de su muerte, con la misión de continuar con las políticas y proyectos de los cuales en esta larga respuesta (como lo ameritaban tus preguntas, fueron muchas, no podía ser de otra manera) he hablado una y otra vez.

Leí, analicé, desglosé y pensé bien todas y cada una de mis respuestas tal como lo pediste, estimada amiga. Espero haber aclarado todas las dudas que me planteaste o que por lo menos entiendas mi posición. Al igual que tú, y como dije al principio, no pretendo tampoco crear un conflicto contigo.

¡Un gran abrazo de mi parte para ti!

Atte; Fabricio Conde

PD: Quizás no te gusten ni estés de acuerdo con ninguna de mis respuestas, pero eso no las hace menos válidas ni menos ciertas.

¡VIVA VENEZUELA!

¡VIVA EL LEGADO DE HUGO CHÁVEZ!

El Caso Juan Carlos Caldera o la ética de la oposición venezolana

Por: Jesús Alvarez / Rebelión

La oposición venezolana no abandona su falsa conducta. A lo largo de estos trece años han construido un discurso político lleno de mentiras y manipulaciones ideológicas, las cuales han logrado convertir en paradigmas para sus seguidores. Frases como “aquí no hay democracia”; “queremos un país libre”; “abajo este régimen comunista”; “Chávez es un dictador”; “aquí no hay libertad de expresión”, han alimentado la retórica oposicionista y han logrado convertirlas en representaciones sociales del colectivo que adversa al Comandante Chávez. Con la determinante ayuda mediática, han hecho creer a sus militantes y simpatizantes, que ciertamente vivimos en una dictadura con signos comunistas. Valdría la pena escudriñar en los conceptos y dimensiones ideológicas que constituyen la cotidianidad discursiva de la oposición venezolana, para identificar sus permanentes contradicciones, falsedades y manipulaciones.

Sin lugar a dudas, en este país se vive una profunda democracia, caracterizada por la participación protagónica del pueblo, tal cual lo establece nuestra CRBV. Las libertades públicas se ejercen plenamente, en concordancia con la observancia de la norma y el principio constitucional de la justicia social. El proceso revolucionario y su gobierno asumen la proposición del Socialismo, ejercicio sustentado en una legitimación reiterada por la soberanía popular. La revolución bolivariana ha logrado construir una mayoría, que conjuntamente con el Estado, desarrollan una supremacía democrática respecto del sector opositor. El gobierno bolivariano impulsa y desarrolla un proceso de integración latinoamericana y caribeña, la cual asume como una necesidad estratégica, antiimperialista y democrática para el desarrollo soberano de nuestros pueblos. La libertad de expresión se realiza a plenitud…

Seguir leyendo artículo completo