El viaje de Maduro a Rusia

Por: Nestor Francia

Uno de los problemas que tenemos con el tema de la batalla comunicacional es que resulta muy común que la derecha nos “pique” adelante. Esto genera una dificultad que se refiere al asunto de quién tiene la iniciativa, ya que suele más difícil contraatacar que atacar. Una vez perdida la iniciativa, no es fácil recuperarla. Es un poco lo que está pasando con el viaje del presidente Maduro a Rusia.

La primera reacción que produce una noticia como esta en quien esté desinformado (que en el caso de la celebración en Moscú es la inmensa mayoría de los venezolanos) es preguntarse: “¿qué carajo va a celebrar el Presidente en Rusia con tantos problemas que hay aquí?”. El lector puede jurar que esto es así como lo estamos diciendo, ya que somos ciudadanos, venezolanos, adultos mayores, corridos por la vida y conocemos a este pueblo porque venimos de sus entrañas. Se dirá que son razones subjetivas y quizá es cierto. Pero la probabilidad de que acertemos no es baja.

En Europa el tema de la Segunda Guerra Mundial es manejado por el ciudadano común mucho mejor que en América Latina, porque esos pueblos vivieron de manera directa, en carne propia, los estragos de aquella conflagración. Decenas de millones de europeos murieron, la mayor parte de ellos civiles. El país donde se calcula hubo más muertos fue precisamente la Unión Soviética, más de 26 millones de personas, de las cuales apenas unos 9 millones eran militares. La dimensión humana de este conflicto es aterradora, ya que nos puede dar una idea de lo que ocurriría si se produce una guerra nuclear.

El papel de Rusia fue fundamental en la derrota de la Alemania nazi. De hecho, la soviética fue la bandera que ondeó sobre el edificio del Reichstag, en Berlín, simbolizando esa derrota tras la rendición alemana. La resistencia del pueblo ruso contra los invasores alemanes y su posterior contraofensiva victoriosa es uno de los capítulos más heroicos de la historia de la Humanidad.

Desde el punto de vista político, la victoria soviética es de gran trascendencia. La derrota del fascismo fue un triunfo de los ejércitos aliados, pero también de la resistencia heroica de los pueblos del mundo. Son proverbiales las acciones de la fuerzas guerrilleras de varios países que asestaron importantes golpes a las huestes invasoras de Alemania.

Hoy, aquella gesta cobra especial importancia, ante el resurgimiento de las manifestaciones del nazi-fascismo, principalmente en Europa, y del fascismo en general en todo el mundo.

En ese sentido, es necesario aclarar que el nazismo fue una expresión del fascismo en Alemania, pero tuvo sus propias versiones en la Italia de Mussolini y en las falanges españolas. Se habla mucho de fascismo, pero se apuntan menos las características que lo definen.

El fascismo es una expresión política del gran capital monopolista que surge como respuesta violenta a movimientos populares en ascenso. Por ejemplo, en Alemania y en Italia era patente el crecimiento de los partidos comunistas y del movimiento obrero cuando surgieron los movimientos fascistas. Este crecimiento se producía además en toda Europa, con el ejemplo del experimento soviético. En España, el fascismo se manifiesta para enfrentar a la República Española. En Chile, ante el fortalecimiento del gobierno popular de Salvador Allende y en la Venezuela de 2002 frente a los avances de la Revolución Bolivariana.

El fascismo asume distintos disfraces y pretextos: la supremacía de la raza aria, la lucha contra el comunismo, la lucha por la “libertad”, la “democracia” y los “derechos humanos”. Pero su objetivo es siempre el mismo: frenar el ascenso de las fuerzas populares por medio del terror, descabezando al liderazgo y cargando a sangre y fuego contra las organizaciones populares para liquidarlas de raíz, a fin de instaurar y dar estabilidad a gobiernos favorables a los intereses del gran capital monopolista ¿No es ese acaso el designio de las fuerzas fascistas en la Venezuela de hoy? ¿No quedó su carácter demostrado en la breve dictadura de Carmona, representante político directo del gran capital, cuando el fascismo arremetió contra la dirigencia revolucionaria y contra el pueblo revolucionario, sembrando terror y persecuciones durante las pocas horas que estuvo en el poder?

De manera que aquella gesta del pueblo soviético no está lejana a nosotros ni en el tiempo ni en el espacio. Forma parte de la lucha histórica de los pueblos contra el gran capital monopolista y depredador, la misma que estamos librando en Venezuela y América Latina.

Pero la derecha venezolana anda criticando el “gasto” que supone el viaje de Maduro a Moscú. Por su parte, el patético ignorante de Capriles ha declarado que “El país no está en condiciones de seguir pagando los viajes turísticos de Nicolás. ¿Qué gana el país con eso? Nada… Mientras ese señor está de fiesta y paseo en Rusia, los profesores y docentes están bregando, porque el salario no les alcanza”.

Claro, estas burradas de Capriles pueden tener algún efecto ante las debilidades de nuestras políticas comunicacionales, que impiden que el pueblo conozca a cabalidad la importancia de esta celebración histórica en Moscú y la relevancia política de la presencia de Maduro en la misma.

Se estima que el desfile militar en Moscú en celebración del 70 aniversario de la victoria sobre los nazis sea el más importante desde 1945, fecha de esa victoria. Se da en medio de un momento clave en la gran batalla geopolítica mundial cuando tiende a reforzarse la alianza que avanza entre potencias como Rusia y China, y los países relegados o amenazados por el imperialismo norteamericano. Eso explica la ausencia en Moscú de la mayoría de los líderes de las potencias capitalistas de occidente. La excepción será Alemania, por razones obvias. Aproximadamente 30 jefes de Estado y de Gobierno, así como dirigentes de organizaciones internacionales asistirán a los festejos. Ya confirmaron su participación los presidentes de Azerbaiyán, Armenia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán, Turkmenistán, Abjasia, Alemania, Bosnia y Herzegovina, China, Chipre, Cuba, Eslovaquia, India, Macedonia, Mongolia, Osetia del Sur, Palestina, República Checa, Serbia, Sudáfrica, Venezuela, Vietnam, Zimbabue, así como el jefe de la ONU, Ban Ki-moon, y la directora general de Unesco, Irina Bokova.

¿Andan todos estos mandatarios haciendo turismo en Rusia, como asevera el estúpido de Capriles? Como se dice popularmente en Venezuela, recurriendo a un curioso retruécano: es demasiada falta de ignorancia.

 

¿Antichavismo sin Chávez?

unidad2

Por: Alberto Aranguibel B. / Últimas Noticias 19 de junio de 2014

Si en algo fue persistente el comandante Chávez, fue en clamar por una oposición seria (“con moto propia”, decía) que planteara su confrontación en el terreno de las ideas y no de las acusaciones y los infundios, a los que se acostumbró desde un primer momento el sector de la derecha en el país con el surgimiento de la revolución bolivariana.

Su llamado era al debate político de altura, que le permitiera a los venezolanos contrastar con claridad las diferencias entre las propuestas del libre mercado que promueve la oposición y la del modelo humanista, incluyente y participativo, que propugna el socialismo venezolano que Chávez le presentó al país. Pero el antichavismo decidió aferrarse a la estrategia de la descalificación y el insulto para generar una cultura de odio entre sus seguidores que exonerara a la derecha del inmenso compromiso de verse obligada a desarrollar una oferta política propia que le permitiera rebatir la propuesta socialista desde un punto de vista teórico y que le resultara a la vez rentable en lo electoral sin correr los riesgos de la derrota en el debate de las ideas.

La primera de esas infamias fue la de acusar de insania mental al Presidente de la República ante el Tribunal Supremo de Justicia. De ahí en adelante le acusaron incrementalmente de arbitrario, de militarista, de dictador, de asesino, de ladrón, de violador de la Constitución, y de cuanto adjetivo peyorativo pudieran hacerse.

Hoy, cuando en la revolución se adelanta una profunda y enriquecedora discusión de ideas sobre cómo continuar profundizando el chavismo sin Chávez, entendido ya no como la búsqueda de desplazarle del sitial de líder imperecedero que el pueblo le otorgó desde siempre, sino como el empeño de los revolucionarios a enaltecer cada vez más el ideario chavista en la construcción del modelo de justicia y de igualdad social que el comandante nos legó, la oposición queda al descubierto en su escasez de ideas políticas sobre las cuales sostenerse.

Ahora, ante un tercer congreso del Psuv, que convoca a más de siete millones de venezolanos en torno a un mismo proyecto de patria y frente a una oposición incapaz de superar sus insalvables deficiencias, va a quedar claro que el chavismo sin Chávez es posible, pero que el antichavismo sin Chávez no.

@SoyAranguibel

Chávez y Maduro: ¿Se fabrican los liderazgos?

Por: Alberto Aranguibel B.

La polémica carta atribuida recientemente al exministro Jorge Giordani, en la que, entre muchas otras cosas, se cuestiona el desempeño público del presidente Nicolás Maduro, incluye algunas reflexiones muy particulares sobre la calidad del liderazgo del Primer Mandatario, a partir de la comparación de su imagen con la del  comandante Hugo Chávez.

En una parte de la carta se afirma: “Resulta doloroso y alarmante ver una Presidencia que no transmite liderazgo, y que parece querer afirmarlo en la repetición, sin la debida coherencia, de los planteamientos como los formulaba el Comandante Chávez…”. Pero apenas unos cuantos párafos antes se dice: “Con la campaña electoral en plena ejecución desarrollada (SIC) se empezaron a notar elementos muy diferentes a la solidez del liderazgo del Presidente Chávez, mostrando debilidades y diferencias notables en cuanto a su ejecución, los resultados obtenidos favorables al proceso bolivariano, sin embargo no fueron sometidos a un severo y crítico análisis ni por parte del gobierno, ni tampoco por las organizaciones políticas y sociales que acompañaron la solicitud de apoyo a Nicolás Maduro.” Es decir, se reclama por una parte que el actual mandatario no sigue cabalmente el comportamiento del Comandante Chávez, y por la otra se le echa en cara una tendencia a hacer lo contrario, con lo cual se patentiza una clara contradicción en la idea central que evidentemente persigue formularse de manera subrepticia en la misiva, como lo es la de que el liderazgo pudiera ser construido arbitrariamente en un sentido o en otro según se quiera hacer con solo proponérselo, tal como se deduce de la objeción que comprende la afirmación según la cual todos esos procesos de “deformación” de imagen “no fueron sometidos a un severo y crítico análisis ni por parte del gobierno, ni tampoco por las organizaciones políticas y sociales que acompañaron la solicitud de apoyo a Nicolás Maduro”.

La vieja discusión planteada años atrás con el tema del supuesto “hiperliderazgo” del que sería presa la revolución bolivariana porque no controlaba, según los promotores de la idea, los niveles excesivos de presencia de la imagen del Comandante Chávez en la vida pública nacional, es, junto a la tesis del intento de imitación de su liderazgo por parte del presidente Maduro, dos caras de una misma moneda. Aunque no necesariamente de un mismo monedero.

En medio de la vorágine comunicacional que se ha desatado con la emergencia de la intensa confrontación ideológica que propone el modelo bolivariano que nos trajo el Comandante Chávez, las diferencias entre imagen y liderazgo se han ido diluyendo hasta convertirse ambos conceptos en una mezcolanza de imprecisiones e inexactitudes, manejada frecuentemente sin ton ni son por los desentendidos en la materia hasta hacerla aparecer la mayoría de las veces como una misma cosa.

Imagen es lo que surge del proceso de desarrollo creativo de equipos especializados de acuerdo al sujeto, objeto, marca o producto, que se persiga promocionar mediante un planeamiento estratégico específico, comúnmente conocido como “campaña”.

En el terreno político, la imagen se construye a partir de la evaluación concienzuda y metódica de los atributos y ventajas diferenciadores de un determinado candidato o grupo político, filtrados por especialistas a través de una serie de instrumentos que incluyen; investigación de opinión, evaluación de la trayectoria y del trabajo político, análisis de fortalezas y debilidades, oportunidades y amenazas del candidato, del grupo o de las ideas o promesas fundamentales que comprenda el proyecto, así como el levantamiento del perfil comunicacional (priorización de las ideas a comunicar, su diseño, sus símbolos, su música, sus colores, su evolución en el cronograma de campaña, etc.). Toda una compleja planeación que debe llevarse a cabo a partir siempre de los rasgos propios y muy particulares del candidato o de la organización. Cualquier intento de incluir elementos que no surjan de esas características o rasgos intrínsecos, o que pretenda modificarlos arbitrariamente, se conoce con el nombre técnico de “sobre-oferta”, o de “oferta-engañosa”, que por lo general están destinadas al fracaso precisamente por la capacidad del ciudadano común a detectar la falsificación o el mensaje deshonesto que se le presente. La legendaria campaña que llevó a la presidencia a Carlos Andrés Pérez en su primer gobierno, basó su promesa “Ese hombre sí camina” en un atributo personal hallado como una verdadera mina de oro por los técnicos publicitarios adecos en una fotografía que presentaba al candidato pegando un gigantesco salto sobre un charco. Ningún otro candidato podría haber usado una frase tan impactante en aquella campaña porque ninguno disponía de tan siquiera una imagen personal que se correspondiera tan exactamente con una idea parecida. Por eso CAP ganó en aquel momento la contienda comunicacional y con ello la presidencia.

En el liderazgo, en cambio, no hay cabida a la creatividad. El trabajo no lo hace ningún equipo, sino que su desarrollo se soporta en la “construcción” que va alcanzando en el tiempo el actor político de acuerdo a sus logros como luchador social, a la naturaleza de su capacidad particular para comunicarse con el electorado con transparencia, claridad, rectitud, honestidad y personalidad propia, entre otros elementos. Aquí el trabajo de los especialistas tiene que ceñirse estrictamente a los rasgos propios del líder y en modo alguno a la inversa, porque lo que se persigue desde el punto de vista técnico de los comunicadores en este caso es la potenciación y difusión de las cualidades excepcionales que han labrado ese liderazgo y no la fabricación o adulteración del mismo.

Presentar como preocupante la existencia de “elementos muy diferentes a la solidez del liderazgo del Presidente Chávez”, como se lee en la carta de Giordani, y acusar de impropio el que las supuestas “debilidades y diferencias notables” entre un liderazgo y el otro no fueran “sometidos a un severo y crítico análisis”, sugiere definitivamente, no solo que los liderazgos pueden ser construidos antojadizamente en una mesa de evaluación política cualquiera, sino, mucho más desatinado aún, que la imagen del fallecido líder de la Revolución pudiera haber sido de alguna manera fabricada. Es decir, como si la misma no fuese el resultante de una muy excepcional y personalísima capacidad del Comandante para el desarrollo de las avanzadas ideas de transformación profunda de la sociedad que él encarnó, así como de su extraordinaria e inusual capacidad para la conducción de masas, y que la de Maduro pudiera y debiera ser sometida entonces al mismo procedimiento de manipulación y amalgamiento técnico político para equipararlas.

Todo líder revolucionario que se proponga continuar la obra emprendida por el Comandante Chávez, se verá obligado inevitablemente a usar el lenguaje del Comandante, las ideas del Comandante, a enfocar los problemas desde la óptica en que fueron abordados por el Comandante. Pero ello no significa que se le esté imitando, sino que se está siguiendo su línea de pensamiento y de acción. Pero avanzar en la construcción del modelo chavista con un perfil propio, con una personalidad particular (como la tuvieron todos los líderes que sucedieron a los fundadores de los procesos revolucionarios de la historia) tampoco representa en modo alguno el peligro que ven algunos de traición al proceso.

En ninguna revolución de la historia se ha considerado jamás como un fracaso (o como una desviación siquiera de los postulados originales) que los sucesores de los líderes fundadores de cada una de ellas no hayan calzado con exactitud alguna las botas de sus predecesores, en términos de su capacidad de liderazgo. Solo los teóricos pequeños burgueses, utilizando esa hipótesis de la reencarnación obligatoria y absoluta del liderazgo, encontraron en ello en cada oportunidad argumentos para estructurar un discurso pseudo revolucionario, que a la larga siempre favoreció a los intereses del enemigo, en particular los del imperio norteamericano. Quienes acusaron con saña dogmática a través de la historia a los conductores de las etapas sucesivas de cada una de esas revoluciones, terminaron casi inevitablemente, y más temprano que tarde, en las filas de la más urticante ultraderecha. Y es ahí donde nos resultan preocupantes algunas de las aseveraciones de nuestro querido y respetado profesor Giordani.

Quienes aceptaron el reto de continuar el avance de cada uno de esos proyectos revolucionarios, asumiendo con auténtica pasión revolucionaria los inmensos compromisos a los que las circunstancias los llevaron, han pasado a la historia como verdaderos soldados al servicio de las causas más nobles de la humanidad, como lo es la de justicia e igualdad que Chávez nos trajo y que Maduro continúa impulsando a diario con entrega y lealtad plenas al legado del Comandante eterno. Es la única manera de imitar a Chávez con respeto y de construir a la vez un liderazgo auténtico… sirviendo con verdadero amor y abnegación al pueblo como lo hace Maduro.

Fuente. Correo del Orinoco

Correo del Orinoco Nº 1.713 del 23 de junio de 2014

@SoyAranguibel

El engaño del miedo

guarimbera3

Publicado en Últimas Noticias el 05 / 04 / 2014

Una desaforada antichavista se desgañita en un vagón del Metro de Caracas vociferando en contra de la dictadura que, según ella, no la deja hablar y que supuestamente tiene a su hijo de 4 años preguntándole a cada rato, también según ella, que en qué tipo de democracia irá a vivir él cuando sea grande.

Al parecer, el prodigioso muchachito es infinitamente mucho más cuerdo que ella, que apenas con cuatro años de edad se preocupa por los asuntos por los cuales hasta el mismísimo Andrés Bello se vino a preocupar por ahí por cerca de los 38 años, más o menos, siendo como lo fue el más grande precursor del Derecho Civil en nuestro continente.

Nadie le hace caso, pero la desgañitada mujer insiste en reclamarle con furia amenazante a los pasajeros del Metro exactamente lo mismo que el resto de los guarimberos, terroristas y paramilitares importados por Leopoldo López y María Corina Machado por instrucciones expresas del Departamento de Estado norteamericano con la aviesa finalidad de aterrar a la población mediante acciones violentas y criminales de perfecto corte fascista, le vienen reclamando a la población desde hace más de una década, instándoles a “despertar” y a “perder el miedo”, como si la democracia fuese un asunto de sonambulismo o un torneo de fuerzas y de gallardía y no una cuestión de simples votos electorales.

Se indignan (o se arrechan, como a ellos les gusta decir) porque la gente no los ayuda a “salir” de Maduro, en lo que ellos califican de infame indiferencia, pero no se les pasa en lo más mínimo por sus desquiciadas mentes que no es que la gente está dormida o que sea indiferente, sino que no les venga en gana estar de acuerdo con la barbarie neoliberal que le proponen al país desde ese sector ultraderechista.

No se les ocurre en modo alguno que el silencio de esa gran mayoría que ellos ven como vulgares zombis, obedece a una clara convicción revolucionaria del pueblo que juró una y mil veces defender la Patria que su líder redentor le pidió en su última proclama que defendiera, hasta con entrega de su vida si fuera menester hacerlo.

No les entra en su obtusa cabeza de vendepatrias trasnochados, que en vez de dormida esa inmensa mayoría de pueblo al que ellos asumen como indiferentes, está más despierta que nunca y más consciente de lo que un guarimbero cualquiera estará jamás en toda su vida.

Ultimas Noticias: Expertos discrepan sobre efectos de las decisiones para el 8D

Aranguibel y Romero evalúan los últimos anuncios frente a las municipales

Expertos discrepan sobre efectos de las decisiones para el 8D
(Créditos: Archivo UN)

ÚN 11_11_2013| Marco Ruiz.-  Los efectos de las medidas contra la especulación que ha anunciado el presidente Nicolás Maduro generan duda entre los expertos consultados por ÚN. Hay coincidencia en que terminarán incidiendo en los resultados de los comicios municipales, aunque para Alberto Aranguibel se trata de un efecto secundario, mientras que para Carlos Romero pueden convertirse en un elemento desmovilizador de electores. Aranguibel está seguro de que el resultado no estará determinado por los hechos de los últimos días, “se va a decidir por lo que durante años ha venido pasando en el país y es la consolidación de una única fuerza política verdadera, la fuerza de la revolución bolivariana. Aquí lo único que en términos ideológicos ha crecido es el socialismo”.

Frente a las presiones contra los comerciantes, Aranguibel estima que “la valoración va a ser mucho más clara y más positiva hacia la gestión de Maduro en la medida en que pasen los días”, dijo. Agregó que, a diferencia de lo que ocurrió al principio de su mandato, ha crecido la credibilidad en el Presidente y “se ha demostrado que es capaz de asumir y continuar el proyecto de Hugo Chávez”.

“Los que están yendo a hacer las colas son en muchos casos personas de oposición. Hay ahí una evolución, por llamarlo de alguna manera, de la percepción sobre esa capacidad de Maduro de dar respuesta y garantizar el acceso a bienes a precios justos”, aseguró.

“Se constata con lo que ha sucedido que, efectivamente, hay una guerra económica y no una crisis económica”, comentó Aranguibel.

El también analista Carlos Romero opina que habrá incidencia en el comportamiento de los electores, pero señala que lo primero que se asoma es “una posibilidad de una gran abstención porque no se observan condiciones de seguridad ni de confianza”.

“En nada contribuyen a la convivencia y al ambiente positivo que deben tener las elecciones municipales. Que los ciudadanos tengan miedo y no voten afecta a todos los sectores políticos”, agregó.

Romero alertó que se trata de un juego peligroso motivado por no tener la certeza de contar con la mayoría de los votos, pero “no hay justificación para aceptar este juego de la sicología social que se le puede ir de las manos al propio Gobierno”.

“El Gobierno está jugando con fuego al intentar socavar las bases del orden público y de la convivencia social. Haber atacado y amenazado de esa manera a los comerciantes, ha estimulado las pasiones humanas como el medio, el egoísmo y en general el descontrol social, de manera irresponsable”, manifestó.

El líder es Nicolás Maduro… ¡y punto!

CHAVISTAS CELEBRAN ANIVERSARIO 24 DE "EL CARACAZO"

Por: María Eugenia Guerra / Aporrea.org

Nuestro país vive momentos difíciles, pero determinantes para el futuro de la Revolución Bolivariana. Siete meses del fallecimiento del Comandante Hugo Chávez parecen pocos para todo lo que hemos vivido en este corto tiempo, el duelo aún se siente en cada centímetro de nuestra geografía. Atravesamos una guerra económica en la que corremos riesgos enormes.

Sin embargo, hoy dedico este artículo a hablar y reflexionar sobre nuestro Comandante Nicolás Maduro, su llegada a la presidencia de la república y los hechos que se han generado a partir de allí.

Sucesor del Gigante Invicto. Hijo de Chávez, sí, Hijo de Chávez. ¿Por qué no habría de autoproclamarse así? Chávez se autoproclamaba hijo de Simón Bolívar, pues Maduro tiene todo el derecho de hacer lo propio. Maduro se ha convertido en el nuevo muro de contención entre aquella oposición apátrida, que hace de la política sucia centro de su accionar, y al otro lado este pueblo de a pie que sufrió los embates de la época más oprobiosa de nuestro país durante cuarenta años resultantes de aquel pacto de punto fijo que trajo consigo centenares de torturados, asesinados y desaparecidos.

Maduro, hombre fiel y leal, no sólo al legado de Chávez, sino al pueblo venezolano. Hay quienes se preguntan si un chofer de metrobús podría regir los destinos de nuestro país, ¿queda alguna duda de que sí puede? Cuando convivió durante muchos años con el sentir de los pasajeros que transportaba y llevaba responsablemente a su destino. Cuando trabajó por un sueldo. Cuando formó parte de un movimiento sindical sincero y no corrupto para luchar por las mejoras en la calidad de vida de los trabajadores y trabajadoras de una empresa del Estado. Cuando fue formado durante muchos años por el ideólogo de la Revolución Bolivariana. Cuando cumplió a cabalidad con todas las tareas que le encomendaba el Comandante Chávez. Y así podría escribir muchas páginas dando razones por las cuales Nicolás Maduro es, y seguirá siendo, el Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela.

Nicolás tuvo la dura tarea de manejar un país durante una montaña rusa de emociones, cuando el Presidente Chávez obtenía mejoría en su salud pero minutos después empeoraba su condición física. No podemos olvidar que Maduro con total responsabilidad se presentó ante el país para anunciar la dura noticia de que nuestro Gigante se había marchado al plano espiritual y a pesar de ello anunció en ese mismo momento las acciones que tomaría el Gobierno Nacional para prevenir hechos adversos porque, si hay algo que no se puede negar, es que en Venezuela el 5 de marzo del año 2013 existían las condiciones para que se generara una guerra civil entre el dolor, la rabia y la felicidad de algunos disociados y disociadas.

Días después veíamos a Nicolás Maduro recibiendo la banda presidencial, como mandatario encargado, con el dolor que su alma reflejaba en la mirada, en su voz, en sus manos. Cuando nos dijo “esto es de Chávez” y rompió en llanto. Cuando juró lealtad ante la urna de nuestro Comandante Chávez y le aseguró que “no pudieron contigo, pero tampoco podrán con nosotros”.

Luego vino una campaña electoral donde se enfrentaban los mismos modelos antagónicos que se midieron el 7 de octubre del año 2012: Socialismo vs Capitalismo. La campaña de Nicolás Maduro tuvo muchos traspiés, errores y dolor también. Y aún así salimos victoriosos, con un pequeño margen de diferencia pues creo que la confusión o el duelo se aprovechó de muchos compatriotas, a ellos les pregunto: ¿se les olvidó que querían Patria? ¿la Patria la construiría Chávez solo? ¿y nosotros, el trabajo de hormiguita se nos olvidó?.

Después de esa victoria del 14 de abril, al mequetrefe candidato perdedor no le quedó más (bueno, eso fue lo que le ordenaron sus amos gringos) que no aceptar los resultados electorales y mandar a descargar la arrechera de aquellos disociados psicóticos que odian todo lo que huela a pueblo pobre, a desdentados, a cerro, a barrio. El saldo de este evento fue de 11 fallecidos, entre los que hubo menores de edad. Y el imberbe candidato perdedor sólo repitió la frase que siempre dice al conspirar: “Yo no fui”. Pero lo más triste de todo es que todavía hay gente que les cree los cuentos chimbos a los corruptos opositores, que son iguales a Barack Obama, quien dice que no negocia con terroristas, ¡claro! Porque los terroristas están en el imperio que él representa y todo su combo de lacayos.

Después de ello, han transcurrido seis meses. Nicolás Maduro ha hecho y hace un esfuerzo sobrehumano para sacar el país adelante y convertir el duelo en Patria Socialista, tal como lo soñó nuestro Gigante. Enfrentamos una guerra económica, que no tiene seis meses sino mucho más tiempo. Recuerden que el supuesto “desabastecimiento” comenzó desde antes del fallecimiento de Chávez. Uno de los tantos ejemplos que podemos nombrar de esta guerra económica es que los empresarios corruptos de nuestro país y los medios de comunicación privados, sí privados de ética, prepararon… Seguir leyendo “El líder es Nicolás Maduro… ¡y punto!”

Aranguibel: “Si no fuera por los medios de comunicación, el capitalismo ya se habría venido abajo”

Por: Noticias24.com / Publicado el 26 de sep de 2013

Foto: Veronica Canino/ AVN/ Archivo

Alberto Aranguibel, analista político, denunció este jueves que los medios de comunicación venezolanos “de carácter antidemocrático tuercen los hechos reales, de acuerdo a la versión antojadiza de sus dueños con intereses mediáticos”.

La denuncia la hizo a propósito de las declaraciones realizadas este miércoles por el presidente Nicolás Maduro, quien dijo que leer el diario El Nacional “es como comprar ácido muriático y desayunar con eso todos los días”.

Durante el programa Toda Venezuela, que transmite Venezolana de Televisión, Aranguibel señaló que en la prensa nacional “el conocimiento ha sido secuestrado y se ha puesto al servicio de élites, cada vez más reducidas”.

Afirmó que en Venezuela el modelo capitalista no se asienta en el intercambio de debates ni en la construcción democrática con los pueblos, “sino en los medios de comunicación privados”.

Si no fuera por los medios de comunicación, el modelo capitalista ya se habría venido abajo”, expresó.

Criticó que los dos grandes diarios de Venezuela, El Nacional y El Universal, hayan usado una fotografía que refleja la llegada del presidente Maduro a la República Popular China, en la cual -indicó- “minimizan al Jefe de Estado para destacar el nombre de la aerolínea a la que pertenece el avión que utiliza actualmente la Presidencia de la República”.

Aranguibel manifestó coincidir con las denuncias del presidente Maduro y de la ministra para la Comunicación e Información, Delcy Rodríguez, que han declarado que la prensa privada “está cartelizada para atacar el proceso revolucionario”.

“La derecha vuelve a fallar en sus planes de acabar con la revolución”

Por otra parte, el analista político calificó de “muy grave” las denuncias del Jefe de Estado sobre la falla que registró el avión presidencial, luego de haber estado en mantenimiento en Francia durante cinco meses.

En este caso trasciende el intento de magnicidio, que hasta ahora había sido impulsado por los sectores de la derecha nacional, porque están involucradas empresas internacionales como Airbus“, apuntó.

Descartó que el anuncio realizado por el Presidente de la República “sea una noticia para distraer la opinión pública”. Al respecto, aseguró que al existir una acusación formal contra una empresa internacional es “porque existen elementos tangibles”.

Denunció que en la falla del avión presidencial venezolano podría estar involucrada la oposición venezolana. “La derecha vuelve a fallar en sus planes de acabar con la revolución”, señaló.

Fuente: http://www.noticias24.com/venezuela/noticia/196154/aranguibel-si-no-fuera-por-los-medios-de-comunicacion-el-capitalismo-ya-se-habria-venido-abajo/

Contra la Patria

MCH Carrera

Ciertamente es una contrariedad que a estas alturas de la historia de las sociedades modernas, la teoría política todavía no se haya puesto de acuerdo en una definición universalmente aceptada del concepto de Patria, como entidad sustantiva para el asiento de las virtudes de la nacionalidad.

Existen acepciones diversas, es verdad, que colocan al término en una suerte de espacio impreciso en el orden jurídico de las naciones. Pero ello en modo alguno legitima la ancestral pretensión neoliberal que desde siempre ha procurado acabar con tal noción, la de Patria, para avanzar en su despropósito de la extinción del Estado.

Los sectores neoliberales tenderán en todo momento a la detracción y al choteo (si no a la procura de la abolición) de la idea de Patria, porque en ella reside el sentido de soberanía inherente a la legítima independencia de las naciones. De ahí que el término, intangible como es, signifique tanto para los pueblos que luchan por su emancipación y por el sostenimiento del principio de autodeterminación que debe regir a toda sociedad libre en el mundo. Solo los pueblos que persiguen la justicia y la igualdad social comprenderán el valor inmanente de la Patria, porque solo ellos tendrán clara noción de las terribles consecuencias de la indefensión a la que se exponen cuando el único escenario que prevalece es el de los linderos infinitos de la globalización y del derribamiento de las barreras que la Patria le opone a la dominación hegemónica de las grandes potencias y sus corporaciones.

Eso, que en términos técnicos se conoce como el “libre mercado”, es lo que más amenaza hoy a las economías emergentes como la nuestra, que luego de años de infatigable lucha por conquistar nuestra verdadera independencia sigue expuesta a los embates de la guerra económica que a través de los actores prominentes de ese mercado se libra hoy contra la revolución bolivariana. Su idea es reinstalar aquí el modelo neoliberal que tanto daño nos hizo, pero que tanto benefició en el pasado la voracidad de esas corporaciones.

Por eso la derecha venezolana jamás respaldará un modelo como el Plan de la Patria con el cual el presidente Maduro se ha comprometido. Por eso la lucha de Capriles no puede ser sino contra la Patria.

Lo demás, de su parte, es falso.

Aranguibel:”Habría sido una traición al pueblo que Maduro nombrara otro gabinete distinto”

En entrevista con la periodista Anahí Arizmendi, transmitida por Actualidad Unión Radio este 22 de abril de 2013, Alberto Aranguibel sostiene que el nuevo gabinete nombrado por el Presidente Maduro, obedece a la aspiración del pueblo que votó por él precisamente por su compromiso de mantener y reimpulsar el proyecto socialista que inició el Comandante Chávez y hacer realidad el Plan de la Patria por el cual votaron mayoritariamente los venezolanos el pasado 7 de octubre de 2012, así como el 14 de abril. “Habría sido una traición al pueblo que Maduro nombrara otro gabinete distinto -dijo- por eso este nombramiento debe ser entendido como un relanzamiento del modelo que Chávez instauró y que es el que le ha asegurado el crecimiento del bienestar a la población”.

Oiga aquí la entrevista completa:

Aranguibel en Unión Radio: “Capriles no está tratando de imitar a Chávez, sino diluir las diferencias entre su propuesta y la de Maduro”

el mitin del descaro

Alberto Aranguibel sostiene el lunes 08 de abril de 2013 en entrevista con la periodista Anahí Arizmendi en su programa de Actualidad Unión Radio, que la mimetización de Capriles tratando de aparecer como chavista no tiene el propósito de venderse como el sucesor del Comandante para obtener los votos del chavismo, sino diluir las diferencias entre los modelos antagónicos que representan los dos candidatos, él como candidato del capitalismo y Maduro como candidato de la Revolución, con la finalidad de motivar en el elector la aspiración de cambio propia del modelo democrático burgués. Lo que busca esa estrategia es que el elector llegue a la conclusión de que “Si lo que dice Capriles es lo mismo que lo que dice Maduro, entonces déjame probar con lo nuevo”.

Oiga aquí la entrevista completa: