Si la oposición venezolana fuera francesa…

¿Qué pasaría si la oposición venezolana fuera francesa? El caso de la (ex) diputada María Corina Machado es revelador pues la justicia de Francia sería implacable con ella.

mariacorina
María Corina Machado con George W. Busch

Por: Salim Lamrani /publicado inicialmente el 11 / 04 / 2014 en Opera Mundi

Desde febrero de 2014, Venezuela sufre algunas violencias orquestadas por la extrema derecha golpista. Contrariamente a lo que presentan los medios informativos occidentales, ésas se limitan a nueve municipios sobre los 335 que tiene el país y la tranquilidad reina en la inmensa mayoría del territorio nacional, particularmente en los barrios populares. Algunos estudiantes procedentes de los barrios acomodados –lejos de manifestarse pacíficamente como afirma la prensa occidental– participan en graves acciones criminales. Pero están lejos de ser mayoritarios. En efecto, la mayoría de las personas arrestadas tienen graves antecedentes criminales y varios incluso son buscados por la Interpol.[1]

La oposición dirige esos nuevos sectores pudientes. Aunque esas violencias se hallan limitadas en términos geográficos, han sido mortíferas. En efecto, al menos 37 personas perdieron la vida, algunas en condiciones particularmente atroces: seis personas que circulaban en motocicleta fueron degolladas por alambre tendido en las calles. Por otra parte, cinco miembros de la Guardia Nacional Bolivariana y un fiscal de la República fueron asesinados por esos grupúsculos y otras ocho personas que intentaban abrir un camino en las calles y desmontar las barricadas fueron ejecutadas. Cerca de 600 personas fueron heridas, entre ellas 150 miembros de las fuerzas del orden.[2]

Los daños materiales son innumerables y han superado los 10.000 millones de dólares, con la multiplicación de actos de terrorismo y de sabotaje que apuntan a todo lo que representa la Revolución Bolivariana democrática y social : autobuses quemados, estaciones de metro saqueadas, una universidad –la UNEFA– completamente destrozada por las llamas, decenas de toneladas de productos alimenticios destinados a los supermercados públicos reducidos a cenizas, edificios públicos y sedes ministeriales saqueados, instalaciones eléctricas saboteadas, centros médicos devastados, instituciones electorales destruidas, etc.[3]

María Corina Machado es una de los autores intelectuales de esos actos criminales. Diputada de la oposición, lejos de respetar la legalidad constitucional del país, lanzó varios llamados públicos a la violencia: “El pueblo de Venezuela tiene una respuesta: ‘Rebeldía, rebeldía’. Hay algunos que dicen que debemos esperar a unas elecciones en unos cuantos años. ¿Pueden esperar los que no consiguen alimentos para sus hijos? ¿Pueden esperar los empleados públicos, los campesinos, los comerciantes, a quienes les arrebatan su derecho al trabajo y a la propiedad? Venezuela no puede esperar más”.[4] Seguir leyendo “Si la oposición venezolana fuera francesa…”

María Corina y El Planeta Chavista

La diputada María Corina Machado, cuya insistencia discursiva desde hace más de una década ha sido recurrentemente que ella es mayoría en el país, acaba de protagonizar uno de los ridículos más resonantes de la historia política reciente a lo largo de todo el continente americano, al serle rechazada por la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) su pretensión de utilizar la sede del organismo en la capital de los Estados Unidos de Norteamérica para su campaña a favor de un golpe de Estado contra el Gobierno legítimamente electo de Venezuela, que preside Nicolás Maduro.

Luego de argumentar que el rechazo continental a esa inconstitucional y antidemocrática pretensión es producto de la sumisión de los países que integran el concierto de las naciones latinoamericanas y caribeñas a los designios del Gobierno Revolucionario venezolano, a los que ha acusado reiteradamente de lacayos, serviles, comunistas y hasta de “chulos”, dice hoy que la OEA ha rechazado su intento de asaltar la Sala Plenaria de ese organismo porque los países que la integran están sometidos a los designios del Gobierno comunista de Raúl Castro, en Cuba.

Según la disociada diputada venezolana, no existe ninguna posibilidad de que nadie quiera respaldar su atorrante pretensión por hacerse del poder a como de lugar, aún siendo ella mayoría. De acuerdo a sus declaraciones el mundo entero se está volviendo chavista y ella… ¡Ella sola!… es la llamada por el cielo para salvar al planeta de esa peligrosa circunstancia, con una mayoría que jamás ha logrado demostrar y que ella misma contradice acusando al mundo entero de chavista.

Con tal motivo, hemos decidido reponer hoy aquí un artículo nuestro, publicado en el año 2004 en las páginas de opinión de Últimas Noticias, que describe perfectamente la tragedia mental que padece la oposición que encarna hoy la diputada Machado.

planeta chavista foto_2

La verdad sobre Venezuela: Una revuelta de ricos, no una “campaña de terror”

tanqueta incendiada

Por: Mark Weisbrot / The Guardian

Las imágenes forjan la realidad, lo que da a la televisión, los videos y hasta a las fotografías un poder con el que pueden cavar profundo en la mente de las personas, incluso sin que ellas se den cuenta. Pensé que también yo era inmune a los repetitivos retratos de Venezuela como Estado fallido en medio de una rebelión popular. Pero no estaba preparado para lo que vi en Caracas este mes: qué poco de la vida cotidiana parecía estar afectado por las protestas, la normalidad que reina en la gran mayoría de la ciudad. También yo había sido engañado por la imaginería mediática.

Grandes medios han reportado que los pobres en Venezuela no se han unido a las protestas de la oposición de derecha, pero esto es un eufemismo: no es solamente que los pobres se abstienen – en Caracas, son casi todos excepto pocas áreas como Altamira, donde pequeños grupos de manifestantes se meten en batallas nocturnas con las fuerzas de seguridad, lanzan piedras y bombas incendiarias y corren del gas lacrimógeno.

Caminando desde el barrio de clase trabajadora Sabana Grande hasta el centro de la ciudad, no hay señales de que Venezuela esté al borde de una “crisis” que requiera la intervención de la Organización de Estados Americanos (OEA), a pesar de lo que John Kerry diga. El Metro también trabajaba muy bien, aunque no pude bajarme en la estación Altamira, donde los rebeldes habían puesto su base de operaciones hasta que los sacaron esta semana.

Logré ver las barricadas por primera vez en Los Palos Grandes, área de clase alta donde los manifestantes sí tienen apoyo popular y los vecinos gritarán a cualquiera que trate de remover las barricadas – algo arriesgado de intentar (al menos cuatro personas aparentemente han sido asesinadas a tiros por hacerlo). Pero incluso aquí en las barricadas… Seguir leyendo “La verdad sobre Venezuela: Una revuelta de ricos, no una “campaña de terror””

Aranguibel con Fernando del Rincón

Caracas 15 de marzo/2014.- En marzo de 2013 el analista político Alberto Aranguibel denunció en CNN la práctica distorsionadora de la realidad venezolana por parte de las grandes corporaciones mediáticas, entre ellas la propia CNN, en un programa especial de Conclusiones con el periodista Fernando del Rincón, en el que afirmaba que “lo único inconstitucional hoy en día en Venezuela es la oposición“. Luego de transcurrido todo un año de intenso debate nacional que incluyó dos importantes elecciones; una presidencial y una municipal, ganadas en forma incuestionable por los sectores afectos a la revolución bolivariana, ambas afirmaciones, la manipulación mediática y la inconstitucionalidad de la oposición, se han cumplido con total exactitud en la actual coyuntura política.

A un mes del inicio de fuertes protestas en contra del presidente Nicolás Maduro por parte de grupos violentos que han arremetido contra bienes públicos y privados de manera indiscriminada exigiendo la renuncia del gobierno constitucional, lo que ha ocasionado muertos y heridos principalmente entre efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana y de la población civil que se han visto atrapados en las refriegas callejeras, medios de comunicación privados nacionales e internacionales las presentan como una brutal ola de represión contra “estudiantes pacíficos” por parte del Gobierno.

Frente a dichas acciones violentas, promovidas por connotados dirigentes de la ultraderecha nacional como Leopoldo López, María Corina Machado y Antonio Ledezma, la oposición venezolana ha mantenido un silencio ominoso que a todas luces favorece el desacato por parte de esos grupos vandálicos a la Constitución y las Leyes nacionales que prohiben la violación de los derechos de la ciudadanía al libre tránsito y a la tranquilidad en sus comunidades, así como el desconocimiento de la legitimidad del gobierno democráticamente electo. Silencio que adquiere visos de complicidad en los casos de aquellos alcaldes opositores que se niegan a ordenar a sus policías imponer el orden, o que colaboran abiertamente con el vandalismo desatado por esos grupos anárquicos en sus respectivos municipios.

De la misma forma, Aranguibel señala en esa entrevista que “contrario a lo que dicen los medios privados, los únicos conflictos que hay son los que genera la propia oposición, porque tal como lo dijo siempre Chávez el único camino a la paz en Venezuela es la Revolución.”

Crónica de una tragedia

Antes que dividir a los venezolanos, como insiste en acusarle un sector del país ubicado fundamentalmente en las clases de mayor poder adquisitivo, Chávez no solo unió por primera vez a aquellos a los que permitió visibilizar a través de revolucionarios programas sociales inclusivos, de alcance masivo entre la población más desasistida, sino también a aquellos que manteniendo desde siempre entre sí posiciones antagónicas de un color o de otro, ya fuese social-demócrata, desarrollista, centro-izquierdista o social-cristiana, se han encontrado en otrora impensables afinidades, intereses, preferencias gustos y formas de ver y de asumir la vida, más allá de lo estrictamente político.

Los antichavistas, siendo hoy un sector de la población con similitud de criterios en cuanto a formas de ver y de percibir el país y su realidad, es un conjunto humano de carácter heterogéneo, integrado por gente de diversas ramas profesionales, diferentes estilos de vida, y hasta de diversos estratos socio-económicos (aún cuando la gran mayoría se asume así misma como oligarca), a los que Chávez reunió en un solo amasijo de odio y de irracionalidad como nunca antes ningún otro referente político llegó tan siquiera a motivar medianamente.

El odio con el cual han alimentado su espíritu y su pensamiento a través del tiempo, obra en ellos como un poderoso energizante, que les lleva a comportarse frente a Hugo Chávez y todo cuanto con él se relacione de alguna manera, como verdaderas máquinas de segregación de irracionalidad y descontrol virulento y vomitivo, cuya característica o rasgo más resaltante es la convicción común entre ellos de creerse inteligentes y de no percatarse de su lastimosa y verdadera condición mental. El delirio los reúne y los fortalece en la medida en que se van reconociendo unos a otros como “pares interpares” y aprenden a admirarse mutuamente en sus descabelladas formulaciones sobre la realidad que se edifican para disfrutar el mundo y el universo a su manera y regocijarse así en el inmenso espacio virtual en el que por fin triunfan y no son derrotados por ningún advenedizo, desclasado y maloliente.

De ahí que el bochornoso desfile de liderazgos de relevo que de entre ellos surge a cada rato, como fábrica de churros en perpetua ebullición, admirados y venerados en cada oportunidad como los más luminosos e inalcanzables redentores del ser humano, resulten siempre lanzados al pantanal del desprecio más repugnante sin la más mínima piedad o conmiseración, al más pequeño atisbo de desviación por parte de esos dirigentes de los sueños y anhelos de triunfo y arrase sobre el chavismo. Ningún líder será tal si no responde a las motivaciones del odio que los reúne. Ningún líder será aceptable si se desmarca de alguna manera de la naturaleza violenta que les inspira. Ningún líder sobrevivirá entre sus filas si no garantiza su disposición a masacrar a los chavistas a la primera oportunidad que se les presente. Ningún líder contará jamás con la buena pro de quienes se saben destinados a ejecutar la obra monumental de los hombres de bien del Siglo XXI… ¡El exterminio del chavismo!

Por eso, antes que ningún político con grandes dotes y capacidades intelectuales e ideológicas, o una gran trayectoria de lucha social en las comunidades, el líder será quien les alimente lo único que en verdad ese pobre sector adinerado ha tenido en sus insustanciales vidas…. ¡el odio!

En este video se ve con la más perfecta e inequívoca claridad la tragedia que significa para un sector de la sociedad el no contar con la orientación y la direccionalidad que tiene que emanar de un liderazgo consistente, ideológicamente sólido, con capacidad de visualización de los escenarios socio-políticos y económicos desde lo minúsculo hasta lo complejo, y que ofrezca respuestas útiles y responsables a las fragilidades y limitaciones naturales y comprensibles de aquellos que no tienen la fortuna de entender de manera integral y sensata el universo, es decir; ellos mismos… Todos, aún cuando lo nieguen a muerte, siguen estrictamente lo que este siniestro personaje dictamina desde hace más de un lustro como línea de acción política para la oposición de a pie en Venezuela. No hay uno sólo de sus postulados (no solo los que aparecen en este video, sino los que durante años ha predicado a través de sus páginas en la web) que no se cumpla con el más estricto apego a la letra en el quehacer “político”del antichavismo nacional.

Esta es su promesa para el país…

“La Guarimba es totalmente anárquica. Cada quien hace lo que le venga en gana, dependiendo del grado de frustración, guáramo o los pertrechos con los cuales se cuentan” Robert Alonzo

¿Cui bono?

violencia 1

Por Roberto Hernández Montoya / 15 / 02 / 2014

Quienes ovacionaron ese mamarracho totalitario que fue el Acta de Pedro Carmona, se pretenden llamar movimiento democrático. Pero da escalofrío imaginar la de represión y despotismo que sería un gobierno de Leopoldo López y María Corina Machado, ese par de riquitos malcriados que no toleran que no se haga su voluntad antojadiza. Basta que les entre un capricho para que haya que cumplírselo al punto y con esmero. Si no, llaman a «prender las calles», como dijo la comandante Machado. «Esto terminará cuando caiga el gobierno», ha dicho el comandante López. Dicen que quien no encuentra a su papá en su casa lo encuentra en la calle. O a su mamá, como la que fue a recoger a su criatura el 12 de febrero, niño que para celebrar el Día de la Juventud saltó una barrera policial cual atleta olímpico y solo gruñó que le apretaron un poquito las esposas. Chiquillada mimada.

El Derecho Romano pregunta ante cualquier crimen: «¿A quién conviene?», «¿a quién beneficia?», es decir, en latín, cui bono? cui prodest?

Pero como todo lo tuercen perversamente, ahora resulta que quien está haciendo violencia es el gobierno. Un gobierno loco, como dice Mercedes Chacín: «Como en 2002 hay que hacerse las mismas preguntas, compatriotas de oposición. ¿A quién le conviene la violencia? ¿A quién convienen los muertos en manifestaciones públicas? ¿A quién le conviene tener al país envuelto en protestas? ¿A quién le conviene convencer a los estudiantes de salir a protestar contra el Gobierno? ¿A quien le conviene quemar las patrullas del CICPC? ¿A quién le conviene mantener la paz y no la guerra? ¿Quiénes tienen varios días anunciando la salida de Nicolás Maduro del Gobierno? ¿Quiénes anunciaron que incendiarían el país?».

Pero dicen que son más inteligentes que la plebe chaburra. Sí, es irritante. El lenguaje inverso: se dicen decentes y pensantes y son el sector más malandro y mentecato de la historia nacional, bruto pero ignorante, antipático pero mala gente. Esa turba se dice pacífica y mira cómo ha puesto varias ciudades de Venezuela. Una buena guía para saber la verdad es invertir lo que dicen.

El problema no es la chiquillería malcriadita, tirapiedra y asesina sino quien le da el garrote. Los Estados Unidos tienen encendido el planeta por los cuatro costados, los cuatro vientos y los siete mares: Afganistán, Irak, Paquistán, Libia, Egipto, Túnez, Siria, Ucrania, Venezuela. Con sus golpes suaves, cuando no con sus bombardeos humanitarios, drones y espionaje global. Están hozando hasta las pláticas íntimas de Frau Angela Merkel con su pareja. No hay país que muestre un flanco débil o descuidado que no sea afectado con las que poéticamente llaman «peleas de perros».

Van a perder otra vez, pero ya sabemos los daños que nos producen en cada una de sus dispendiosas derrotas. En cada descalabro salen más débiles: así perdieron Pdvsa, la poca Fuerza Armada que tenían, las televisoras, la multitud en la calle. José Vicente Rangel dijo una vez que a la oposición solo le queda Bush. Ahora Obama. También le quedan un electorado aterrado, cuatro mercenarios y cacerolas de 8 a 8:10 pm. Si no mataran gente serían solo un fastidio.

Raul Bracho: Papel tualé; preámbulo del golpe a Allende

pinochet

“No hay carne güevón, no hay pollo güevón, ¿Qué chucha pasa güevón?”

Por Raul Bracho / http://vulcano.wordpress.com/

Quienes me conocen saben que siempre he repetido en estos 14 años de revolución bolivariana la frase: “El día que no tengamos papel para limpiarnos el culo, tendremos un golpe en puerta”. Llegó ese día a Venezuela.

¿Por qué yo repetía esta frase?

Porque lo viví en el año 1.973 en aquel Chile de Allende, en sus semanas finales.

Empezó a escasear la carne, el pollo, el aceite y el papel higiénico. Las marchas de los fascistas, de Patria y Libertad entonaban esta consigna: “No hay carne güevón, no hay pollo güevón, ¿Qué chucha pasa güevón?”

Esta estrategia que hoy se aplica a nuestra revolución no la inventó Capriles, ni la inventó Lorenzo Mendoza y menos Fedecámaras, es un guión traído del golpe fascista que derrocó a Salvador Allende en 1.973 y fue ordenado por el presidente Nixon: “¡Haremos chillar la economía chilena!

El 4 de Septiembre de 1.970 Salvador Allende, candidato del Partido Socialista, ganó las elecciones en Chile junto a la Unidad Popular (UP), con una propuesta socialista y revolucionaria, un primer intento en nuestra América para una revolución pacífica. Los ojos del mundo asombrados vimos como el pueblo podía derrotar a la oligarquía en un proceso electoral, lo que desde hace 14 años hemos logrado en Venezuela al triunfar Chávez en 1.998 y que abrió paso a otras victorias electorales en nuestro continente. Yo, junto a otros camaradas me fui a Chile entonces. Viví el fragor de las luchas, las calles llenas de pueblo, el ardor revolucionario inmenso y viví también el resto de mi vida con la claridad terrible de ver al fascismo de Pinochet acabar, asesinar y barrerlo todo, por eso escribo hoy a quienes me siguen y no me siguen, a mis camaradas chavistas y los de oposición, se que ninguno de nosotros como patriotas somos fascistas. Hay que detener este golpe fascista que hoy se cierne sobre nuestra revolución.

En la misma medida en que Allende comenzó a expropiar la propiedad privada y pasarla al Poder Popular aumentaba el ataque imperialista contra Allende y su proyecto socialista.

Parte de la sistematización de aquellos años nos refrescarán la memoria:

“En los días posteriores a la estrecha elección de Salvador Allende como presidente de Chile el 4 de septiembre de 1970, Henry Kissinger sostuvo una serie de conversaciones telefónicas urgentes4 sobre «cómo hacerlo» en Chile. «No permitiremos que Chile se vaya por el desagüe», le dijo Kissinger en una de esas llamadas al director de la CIA, Richard Helms, quien le respondió «Estoy contigo».”

“El 15 de septiembre, durante una reunión de quince minutos en la Casa Blanca a la que asistió Kissinger, el presidente Nixon instruyó al director de la CIA, Richard Helms, en cuanto a que la elección de Allende era inaceptable, ordenando a la agencia actuar con su ya conocida frase «Haremos chillar a la economía chilena», como lo registró Helms en sus apuntes”

Otras de sus causas fue el boicot económico promovido por la oposición para desestabilizar al gobierno, caracterizado por el cierre de empresas, los paros de transportistas, la destrucción y ocultamiento de productos para generar desabastecimiento, entre otros. Así como el bloqueo económico impuesto por los Estados Unidos, cortando las líneas de crédito, bloqueando las cuentas de Chile en EE.UU. y presionando a las instituciones financieras para no invertir en Chile, como represalia por la nacionalización del cobre.8 Por ejemplo, según el académico francés Christian Delois a raiz de la presión de Estados Unidos, de los 270 millones de dólares destinados a Chile en 1972, solo recibió 32.”

En los meses finales la oligarquía logró un descontento en las clases medias y las clases populares no afectas a Allende, con esa capacidad que hoy vemos en Venezuela de hacer creer como culpable del desabastecimiento al propio gobierno revolucionario que es atacado fieramente por las clases pudientes de la oligarquía.

Traigo a la palestra estos recuerdos del Chile donde conocí el fascismo.

A solo horas de que triunfara esta escalada, desde la ventana de mi habitación escuchaba los bombardeos que la aviación realizaba sobre las barriadas revolucionarias, veía como el Estadium se llenaba de presos afectos a Allende, ese mismo donde asesinaron a Víctor Jara y vi pasar infinidad de camiones 350 repletos de cadáveres por la calle Huérfanos con Teatinos, donde quedaba mi residencia.

Que no tengamos papel higiénico no podrá ser nuevamente la puerta para un genocidio. ¿Cómo hacérselo entender a todas y todos en mi patria? Nunca un golpe fascista dará felicidad sino solo a los OLIGARCAS y toda esa parte de la población que los sigue y apoya ciegamente, serán víctimas una vez sus “héroes” logren su perversa victoria. Un PINOCHET en VENEZUELA incendiaría el continente.

La UNIDAD que pidió Chávez es para que no ocurra este mismo final.

Apoyemos a Maduro, hay que ser estrategas e impedir que siga en progreso esta campaña perversa que es golpista. Maduro tendrá como desarmarla y devolver a nuestra economía la estabilidad que impida más descontento y confusión.  Eso está primero que nada como objetivo fundamental de la lucha, parar el fascismo y promover la conciencia de clase social en nuestro pueblo.

¡Chávez VIVE, la lucha SIGUE!!!

El socialismo de Capriles

Cuando en las elecciones primarias del 12 de febrero la misma gente de la oposición decidió no darle su voto a María Corina Machado, lo que le reveló al país y al mundo no fue que la bella mujer no poseyera los atributos que el militante opositor pudiera admirar en una líder antichavista, sino que ni siquiera la derecha desea hoy para Venezuela el modelo capitalista que ella le propuso al país.

Si algo es hoy una realidad en Venezuela, es que el socialismo, gracias al rescate y a la significación que Chávez le ha dado al término a lo largo del proceso revolucionario, es definitivamente una referencia valiosa para la mayoría de los venezolanos, precisamente por el profundo contenido humano que el modelo comprende y que el Comandante ha puesto en práctica durante su mandato.

Cuando el líder de la revolución bolivariana apareció en escena a finales de la cuarta república, la sola idea de socialismo estaba asociada a lo más tenebroso de la política, en virtud no sólo de los errores y desviaciones del llamado socialismo real implantado en la vieja Unión Soviética y en la antigua Europa del este, sino de la cultura anticomunista que los medios de comunicación sembraron en la sociedad a través del tiempo. Luis Bayardo Sardi habló en los ochentas del 6% histórico que no podría superar jamás la izquierda en nuestro país, precisamente por el rechazo que la gente expresaba hacia sus ideas.

Hoy todos los trabajos de investigación de opinión reflejan esta evolución tan significativa que tiene el socialismo como modelo social necesario para asegurar el bienestar en todos los sentidos. Más de la mitad de los venezolanos considera que el socialismo es la única forma de superar la pobreza y las desigualdades.

Por eso Capriles no puede hablar de su verdadero plan de gobierno sino que tiene que tratar de mimetizarse con el Presidente Chávez para tratar de captar el voto de quienes mayoritariamente abrazan el socialismo como fórmula.

Por eso María Corina fue sacada abruptamente de la escena y ocultada en el foso más oscuro de la campaña de la derecha. Porque el discurso de Capriles está basado en la mentira, en el engaño y en el ocultamiento de sus verdaderas intenciones, que no son otras que acabar con los logros del pueblo y favorecer a la empresa privada.