¿Dialogar con nazis?

Colocamos aquí el reportaje fotográfico de Rafael Ortega publicado este martes en el portal La Redoma, donde se ven con pasmosa claridad las verdaderas fuerzas ocultas tras las acciones violentas de las últimas semanas en el municipio Chacao, y con las cuales se comprende en buen medida la completamente inusual naturaleza salvaje de dichas acciones en la cultura opositora venezolana de hoy. La irrefutabilidad de las imágenes habla infinitamente más que cualquier argumento que quiera dársele a tal aberración. A continuación el reportaje:

Vea cómo han llenado de simbología nazi al municipio Chacao

Martes 08 de abril de 2014

En las calles del municipio Chacao se está haciendo costumbre observar la esvástica nazi, representativa del holocausto que acabó con la vida millones de seres humanos durante la segunda guerra mundial. El símbolo fue adoptado por Hitler en 1920 en su libro “Mein Kampf” (mi lucha) como forma gráfica de la supuesta “superioridad” de la raza aria y hoy en día es realzado por los “guarimberos” del este de Caracas.

A nombre de dicho símbolo, la Alemania nazi asesinó a todos aquellos que se opusieron a la ideología impuesta, a quienes eran considerados de raza inferior, a comunistas e izquierdistas de la época, personas con discapacidad, judíos, entre otros. Debe alarmar, entonces, que frente a la estatua del Generalísimo Francisco de Miranda, que se encuentra adyacente a la estación de metro Miranda, haya aparecido la esvástica.

Fotografía: Rafael Ortega

A pocos metros del lugar, específicamente en el Centro Comercial Parque Cristal, el símbolo del terror vuelve a evidenciarse. El grafiti está ubicado a una cuadra de la calle en la que Seguir leyendo “¿Dialogar con nazis?”

Imbecilidad militante

fascistas agreden 2

Publicado en Últimas Noticias el 08 / 02 / 2014

El bloqueo del los Estados Unidos contra Cuba no es solo un asunto de simple arbitrariedad, ejercida de manera antojadiza por un imperio prepotente para imponer sobre las naciones pobres un particular modelo de sociedad cuyo principio fundamental es que solo habrá democracia donde no exista ninguna otra expresión ideológica que no sea el capitalismo.

La idea según la cual no hay democracia en aquellas naciones donde no se permita la difusión irrestricta de los medios de comunicación privados, persigue colocar a los pueblos contra cualquier tipo de regulación a la televisión y la radio, porque es a través del mensaje alienante y transculturizador del contenido mediático como se derriban hoy las barreras de soberanía e independencia de las naciones que luchan por la igualdad y la justicia social en el mundo, para someterlas bajo el yugo del consumismo que fortalece y perpetua el modelo de dominación burguesa que ha generado el hambre y la miseria a lo largo de la historia y que ha enriquecido a esas potencias imperialistas.

La pobreza en Cuba es producto del criminal cerco económico que durante más de medio siglo ha impuesto los EEUU contra la isla, con lo cual el desarrollo de un sistema diverso de medios de comunicación, así como las dificultades de la población para acceder a servicios como Internet, se hace casi imposible. Pero el mismo causante de esas limitaciones las presenta como producto del comunismo.

El bloqueo cumple pues una función fundamentalmente propagandística, cuya finalidad es hacer creer al mundo que la pobreza es producto de la aspiración de los pueblos a su autodeterminación, a la vez de instaurar en el imaginario colectivo el temor al supremo poderío de una nación dispuesta a acabar con el mundo si no se acatan de manera absoluta sus designios.

Solo que ese cuento de terror ya no le mete miedo a nadie. Las naciones del mundo se han rebelado progresivamente contra la arbitrariedad de una potencia que ya no es tal, como lo demuestra el amplio respaldo ofrecido al gobierno cubano por todos los miembros de la CELAC, UNASUR, el ALBA, PETROCARIBE, y por organismos como la OEA; la Unión Europea y hasta la mismísima ONU.

Los únicos que repudian a Cuba hoy en el mundo son los fascistas de la oposición venezolana… ¡Están claritos!