¡Chávez Vive!

La maravillosa voz de Solimar Cadenas nos dice desde lo alto que Chávez está hoy, a dos años de su siembra, más vivo que nunca

Anuncios

Contra la Patria

MCH Carrera

Ciertamente es una contrariedad que a estas alturas de la historia de las sociedades modernas, la teoría política todavía no se haya puesto de acuerdo en una definición universalmente aceptada del concepto de Patria, como entidad sustantiva para el asiento de las virtudes de la nacionalidad.

Existen acepciones diversas, es verdad, que colocan al término en una suerte de espacio impreciso en el orden jurídico de las naciones. Pero ello en modo alguno legitima la ancestral pretensión neoliberal que desde siempre ha procurado acabar con tal noción, la de Patria, para avanzar en su despropósito de la extinción del Estado.

Los sectores neoliberales tenderán en todo momento a la detracción y al choteo (si no a la procura de la abolición) de la idea de Patria, porque en ella reside el sentido de soberanía inherente a la legítima independencia de las naciones. De ahí que el término, intangible como es, signifique tanto para los pueblos que luchan por su emancipación y por el sostenimiento del principio de autodeterminación que debe regir a toda sociedad libre en el mundo. Solo los pueblos que persiguen la justicia y la igualdad social comprenderán el valor inmanente de la Patria, porque solo ellos tendrán clara noción de las terribles consecuencias de la indefensión a la que se exponen cuando el único escenario que prevalece es el de los linderos infinitos de la globalización y del derribamiento de las barreras que la Patria le opone a la dominación hegemónica de las grandes potencias y sus corporaciones.

Eso, que en términos técnicos se conoce como el “libre mercado”, es lo que más amenaza hoy a las economías emergentes como la nuestra, que luego de años de infatigable lucha por conquistar nuestra verdadera independencia sigue expuesta a los embates de la guerra económica que a través de los actores prominentes de ese mercado se libra hoy contra la revolución bolivariana. Su idea es reinstalar aquí el modelo neoliberal que tanto daño nos hizo, pero que tanto benefició en el pasado la voracidad de esas corporaciones.

Por eso la derecha venezolana jamás respaldará un modelo como el Plan de la Patria con el cual el presidente Maduro se ha comprometido. Por eso la lucha de Capriles no puede ser sino contra la Patria.

Lo demás, de su parte, es falso.

100 días sin Chávez

20130615-100116 a.m..jpg

Una contrariedad que difícilmente será superable por mucho tiempo en el ámbito del chavismo, es sin lugar a dudas la de referirse al Comandante Chávez en el desagradable pretérito al que los desafortunados designios del cielo nos han obligado.

Complica no solo la racionalidad sino los sentimientos mismos, que para la mayoría de los venezolanos afloraron como una recóndita e impensable faceta de su personalidad hace apenas semanas, y explica el fenómeno del talante fiscalizador en el que cada uno de esos compatriotas se han asumido a sí mismos como resteados vigilantes de la revolución que su líder les encargara en la dolorosa hora de su última comparecencia ante el país.

De ahí que la evaluación de la gestión del presidente Maduro sea cada vez más inclemente por parte de ese pueblo fiscalizador, en cada decisión de gobierno, en cada plan puesto en marcha, en cada expresión incluso, lo que hace de la inmensa responsabilidad del nuevo mandatario nacional un compromiso mayor en todo momento.

Es por ello un verdadero reto al discernimiento analítico rescatar de entre todas esas acciones de gobierno que han dado en tan corto tiempo un avance sustantivo al proyecto de la Patria presentado por Chávez al país, como lo son, por ejemplo, los inmensos logros del “Gobierno de la Eficiencia en la Calle”, del “Plan Patria Segura” y de la gestión de las relaciones internacionales, una en particular que resalte como la más trascendental e importante.

Con la más entera objetividad, habrá que decir que el mayor de los logros de Maduro en estos cien días, ha sido salvar la Patria del colapso al que han jugado con la mayor fiereza y salvajismo con los que jamás hallan atacado a la revolución los sectores más reaccionarios del gran capital y de sus aliados de la derecha, tanto del país como del exterior.

Un logro alcanzado con la tenacidad, el coraje y la lealtad que Chávez reconoció en Maduro cuando le propuso como sucesor en la conducción del proceso, y que ha contado con la unidad monolítica de las fuerzas revolucionarias y de su estamento dirigencial.

Tal como lo sentenciara de manera providencialmente visionaria el Comandante, “Que nadie se equivoque; hoy tenemos Patria”… y Maduro está cuidándola como todo un buen revolucionario.

Imagen

A tres meses de tu luz…

chavez lluvia3

Katherine Rosales: “Ahora nos toca a nosotros”

chavez todo

Publicado en: http://Katheriners.blogspot.com/

5 de marzo del 2013, sin duda una fecha lamentable para millones de venezolanos y personas de todo el mundo. Muchos lloraron, otros sonrieron, otros se sorprendieron y otros, aún no lo creen.

Recuerdo que mi papá llegó a la casa y simplemente me dijo: “Mami, se nos fue”, me abrazó fuertemente y eso dio paso a un momento lleno de sentimiento y llanto entre ambos. ¡Se ha ido, se ha ido el Comandante después de tan fuerte lucha a esa difícil enfermedad!

Lloré durante horas y horas al pensar que no escucharemos más nunca tus cadenas, tu hermosa risa o tu desafinado, agradable y contundente canto, tus coplas, poemas, chistes; o simplemente pensar que no escucharemos más tu voz, esa voz que inspiraba amor, liderazgo, patriotismo, entusiasmo y respeto. Tu simpatía era enorme, tantos opositores que decían “odiarte” pero… ¡Cómo disfrutaban tus cadenas! , tu discurso podía llegarle a cualquier persona sin tomar en cuenta condición alguna. Y sin olvidar esas anécdotas que no podían faltar de tu querida tierra Barinas, “El látigo Chávez”, las arañas o tus años en la Academia militar, un sin fin de historias que nos atrapaban y que nunca alcanzaba el tiempo para que las terminaras de contar.

Muchas veces te llamaron “Dictador, Tirano, Monarca” y siempre nos preguntábamos: Pero qué manera tan original de ser una de estas tres descripciones al ser elegido en cada elección por la mayoría del pueblo a través de la vía democrática. Te llamaron “Golpista” por realizar un Golpe de Estado en contra de las fuerzas neoliberales que llevaron al pueblo venezolano a realizar una Rebelión por las medidas económicas implantadas en aquella época, yo diría que fuiste entonces, un “Golpista” de buenas intenciones. Muchas veces te llamaron “Ignorante, ordinario y hasta marginal” simplemente por provenir del pueblo, por comportarte como uno más de nosotros. Tu humildad y sencillez: Valores que nunca tuviste que practicar o fingir, porque rompiste toda superficialidad política al estar por las calles y pedir bajarte para abrazar a cualquiera, por darle un micrófono para que opinaran aquellas personas que siempre fueron ignoradas, por hacer una de las más grandes obras jamás vistas en el mundo: “La Gran Misión Vivienda Venezuela” y otorgarle una vivienda a cada familia que estuvo acostumbrada a vivir en pésimas condiciones, por tener como objetivo fundamental La Educación y hacerla llegar a cada niño, joven y hasta aquellas personas que no tuvieron la oportunidad de terminar la secundaria, por encargarte de que cada adulto mayor recibiera su pensión… En fin, simplemente eras criticado por ser una persona con un GRAN CORAZÓN.

Gracias a ti, los venezolanos pudimos conocer la historia política de nuestro país, aprendimos a valorar nuestra identidad nacional y a despertar ante aquellas culturas que practicábamos mientras ignorábamos las nuestras. Conocimos a nuestros próceres profundamente, más allá de la poca importancia que le dan en los resúmenes en la Primaria.

Gracias a ti, el pueblo se siente como único soberano al conocer la verdadera DEMOCRACIA, y no la democracia disfrazada de otras Repúblicas. Anteriormente, muchas personas fueron asesinadas por sus opiniones políticas y hoy, vemos hasta a jóvenes opinando frente a las cámaras de forma segura y en conocimiento pleno de las situaciones actuales del país.

Gracias a ti, podemos ver a Latinoamérica unida por un mismo sentimiento e ideal : La Revolución Bolivariana. Y una visible y contundente demostración de esta unión, fue la presencia de Mandatarios y Representantes no sólo de Latinoamérica, sino de todo el mundo en tu funeral. La Prensa Internacional se quedó sorprendida al ver a diferentes continentes, religiones y culturas unidas solo por TI, un verdadero Líder.

No pudiera escribir todas las GRACIAS que debemos darte, pero quisiera resumirlo parafraseando una de tus famosas frases: Hugo Chávez, GRACIAS porque hoy podemos decir que tenemos PATRIA y PUEBLO.

Comandante, hombres como tú no mueren, hombres como tú viven en los corazones y mentes de los verdaderos revolucionarios. Hombres como tú, la historia le da su espacio y respeto para ser recordados eternamente. Hombres como tú, los libros se abren y llenan sus páginas tomándote como protagonista. Hombres como tú, renacen en millones, porque hoy YO SOY CHÁVEZ. Siempre le daré las gracias a Dios por conocerte, pocas veces el mundo nos regala a un hombre tan luchador, perseverante, revolucionario, emprendedor, honesto.. Me siento orgullosa por pertenecer a la juventud que pondrá tu legado en lo más alto de la historia. Tu trayectoria pudo haber sido corta en tiempo, pero tus acciones te hicieron GRANDE, un verdadero Líder digno de recordar y admirar. Con esto, La Revolución comienza una nueva etapa, en la que seremos más radicales y revolucionarios para poner tu nombre en alto, haremos que te sientas orgulloso de nosotros estés donde estés, que sepas que esos 14 años no fueron en vano.

Esto no terminó el 5 de marzo del 2013, porque ha nacido una leyenda y unas inmensas ganas de hacer Revolución. Tú mismo nos lo dijiste: “HASTA LA VICTORIA SIEMPRE”. Ya hiciste tu parte, ahora nos toca a nosotros.

Imagen

corazón bandera lagrima

¡Así estará aquella crisis!

rayo papal

Una inflación completamente atípica, que no surge de factor inflacionario alguno, como las alzas de los impuestos, el incremento del desempleo, la caída en las reservas monetarias, la baja del precio del barril petrolero, el aumento de las tasas activas para los préstamos bancarios o el uso de tarjetas de crédito, sino que deriva exclusivamente de la especulación desatada por una empresa privada voraz y pendenciera que supone que la enfermedad del presidente Chávez es la puerta franca al desenfreno del capitalismo para arrasar la Revolución Bolivariana, es respondida por el Gobierno con una devaluación (más parecida, desde nuestro modesto punto de vista, a una claudicación que a ninguna otra cosa, pero que uno no discute ya no sólo porque no le gusta hacer el ridículo terciando en temas que no son de su experticia, sino porque la disciplina militante obliga) lleva a una “clase media en negativo” a desgarrarse las vestiduras por el supuesto cataclismo que la medida según su preclaro análisis genera, a la misma vez que se desgañita implorando artefactos eléctricos de tienda en tienda, empezando por una infinidad de televisores 3D de 77 pulgadas, neveras de cuatro puertas, lavadoras de 200 ciclos, licuadoras de 50 mil revoluciones por segundo y tosty arepas para empanadas de caviar, que hasta ayer mismo no sólo no necesitaban sino que apenas los adquieran no sabrán ni tendrán dónde ponerlos.

Las cajeras de las tiendas se ríen a sus espaldas porque son las únicas en medio del pandemónium que se percatan que todas esas mercancías, por las que están pagando tres y cuatro veces su precio verdadero desde hace meses, las están comprando al doble de la devaluación a la que le huyen, precisamente por el monto de los intereses (variables) que les cobrará el banco en cada tarjeta de crédito durante los próximos 24 meses.

Se aferran a la estúpida idea según la cual el problema es que Venezuela importa todo, tal como se los dice el necio de su líder, como si los celulares, los televisores, las neveras, las licuadoras y los carros que se venden en nuestro país no fueran los mismos que también se venden en Colombia, Chile, Costa Rica, Panamá y el mundo entero.

No ven la crisis tan berraca del capitalismo, que hasta los Papas renuncian en medio de la cuaresma…  ¡Así estará esa crisis!