Aranguibel: “Así hubiese sido de reconocimiento, la nave norteamericana estaba invadiendo nuestro territorio.”

Caracas, 24_07_2019.-  Alberto Aranguibel sostiene en el programa Cafe en la Mañana, que transmite Venezolana de Televisión, que la defensa que hace la oposición venezolana de la incursión de una nave espía en la zona exclusiva de Venezuela, es tan ilegal como si fuera una nave de combate, porque en ninguna parte del mundo son permitidos los vuelos no autorizados por el país que sobrevuela, sin importar si su función es de “reconocimiento”, como lo argumenta la derecha venezolana para tratar de exculpar a los agresores norteamericanos, o de cualquier otro tipo.

Anuncios

Horror gringo

Por: Alberto Aranguibel B.

El antichavismo no surge en modo alguno de una confrontación ideológica o política. Su esencia es solo el forzado intento de adecuar a la realidad venezolana el compendio de atrocidades que la derecha le ha supuesto arbitrariamente al comunismo desde hace más de un siglo.

Ya desde mucho antes del inicio formal de la Revolución Bolivariana, esa derecha (retardataria y chapucera como es en el mundo entero, pero mucho más en Venezuela) ha creído a pie juntillas la falaz versión anticomunista que coloca a todo lo que tenga que ver con el chavismo como la peor y más horrible perversión sobre la tierra.

En un primer momento creyó en la supuesta demencia del comandante Hugo Chávez, por lo que se movilizó para demandar ante la antigua Corte Suprema de Justicia su incompetencia para el cargo de presidente de la República.

Después creyó a cabalidad en la especie que establecía la presencia del G2 cubano al mando de la FANB. Hecho que determinaría la pérdida de nuestra soberanía y el total aislamiento del país en el escenario internacional.

Más adelante, bajo la misma lógica, se convenció del infortunio económico al que esa relación con el castrismo cubano sometería a Venezuela, lo que nos haría perder cada vez más oportunidades en los mercados internacionales. Bajo el modelo socialista, la democracia se vendría abajo, los pobres no tendrían acceso a bienestar alguno, y la clase media desaparecería.

Pero quienes se autojuramentan como locos de carretera, sin ser electos para el cargo al que aspiran, son los líderes de la oposición. Los mismos que se vanaglorian de ser los promotores de ilegales sanciones gringas orientadas a asfixiar la economía venezolana, generando inflación y cierre de empresas, destrucción de la calidad de vida del venezolano y ruina de una clase media que había prosperado durante los gobiernos del presidente Chávez, y que durante el gobierno del presidente Maduro ha sido agobiada por la cruel guerra comunicacional y política que promueve el aislamiento del país en el mundo.

Los aliados naturales de esa obtusa y demencial derecha, el imperio y sus lacayos, son quienes han terminado haciendo realidad el horror tan largamente temido por el antichavismo.

El “horror cubano” terminó siendo el “horror gringo”.

@SoyAranguibel