Sebastián Piñera defiende al dictador más sanguinario de la historia suramericana y aboga por la soberanía y la no injerencia.

“El senador Pinochet y su familia están viviendo tiempos difíciles y por eso merecen toda nuestra solidaridad”, disparó el entonces empresario y militante ultraderechista Sebastián Piñera. Corría el año 1998 y el genocida Augusto Pinochet estaba acorralado por la Justicia de España e Inglaterra por sus crímenes de Estado.

En aquel entonces una mayoría silenciosa disculpaba los brutales crímenes de lesa humanidad que había ordenado el dictador y los actos de desagravio poblaban las calles. Piñera aún no tenía en el horizonte la presidencia de la nación, a la que llegó doce años después.

El video muestra a un Piñera vehemente y firme en su reclamo de libertad plena para el entonces senador vitalicio. En su alegato aplaudido por centenares de defensores del genocidio chileno, Piñera manifiestó con energía su rechazo a la jurisdicción internacional en materia de violaciones de los derechos humanos.

En ese acto, Piñera afirmó que el juzgamiento de Pinochet derivaría en “un atentado a la dignidad y la soberanía de Chile”.

Fuente: InfoNews